Sus dos libros dedicados al arte de organizar, “La magia del orden” y “La felicidad después del orden” llevan vendidos alrededor de 5 millones de copias en todo el mundo y se han traducido a 33 idiomas. Este rotundo éxito ha dado lugar a que su autora sea considerada como una de las 100 personas más influyentes del mundo, ¡casi nada!

Con su método, Marie Kondo une la filosofía oriental, el feng shui y otros métodos de organización fusionados con el objetivo de que todas las personas interesadas en el orden y la limpieza aprendan unas reglas básicas para tener su hogar, oficina o cualquier otro espacio siempre ordenado, así como los espacios bien organizados.

Así pues, el método Konmari se divide en los siguientes pasos:

  • Visualización: ¿Cómo quieres que quede el lugar que vas a organizar? Antes de nada, pregúntate, ¿qué uso le voy a dar? ¿Qué elementos me molestan? ¿Qué estilo o mobiliario quiero incluir?
  • Categorización: separa absolutamente todos los objetos que tengas en el espacio y organízalos y por categorías. Tantas como necesites, nómbralas, usa post-it e incluso crea listas. Las categorías deben ser: ropa y zapatos, libros, documentos (facturas, apuntes, etc), Komono (objetos varios como objetos de cocina, artículos de limpieza, tecnología…) y, por último, los objetos de valor sentimental de los que nos cueste horrores desprendernos o, no querer hacerlo jamás, aunque nunca los vayamos a usar.

La clave de este paso está en hacerlo todo a la vez, toma todo el tiempo que necesites pero que sea a la vez, por ejemplo, una mañana de sábado o un fin de semana entero. Si lo vas dejando para pequeños ratos te acabará dando pereza y nunca lo terminarás.

  • ¿Te hace feliz? Agarra cada objeto con las dos manos y pregúntate si te hace feliz, de esta forma sabrás diferenciar aquello que nunca usas ni ves de lo que verdaderamente te importa.
  • Descartar, ¿qué te quedas? ¿qué vas a donar a asociaciones benéficas?
  • Ordenar: cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa. Ni más ni menos.   
  • Doblar: en triángulos y colocar de manera vertical.

Un hogar ordenado y sin ornamentos inútiles, el sueño de cualquier amante del estilo de vida ordenado y sencillo. 

Contrata un seguro de hogar para que, además de ordenado, también esté protegido.