El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Qué ocurre si pierdo la escritura de mi casa?

¿Qué ocurre si pierdo los papeles del hogar? Trucos Hogar

La escritura de compraventa es la mayor prueba de que tu casa es de tu propiedad y por eso hemos de tener mucho cuidado con ella y guardarla en lugar seguro.  Pero ¿qué pasa si por una u otra razón perdemos este documento?

Tampoco hace falta sucumbir ante el pánico porque podríamos obtener una copia duplicada de la misma siguiendo ciertos pasos simples, pero es cierto que lo mejor sería empezar el procedimiento para obtener una escritura de venta duplicada tan pronto nos demos cuenta de que hemos perdido los originales… aunque mientras tanto, desmontemos nuestra casa entera para ver si podemos encontrar tan importantes papeles escondidos en el fondo de alguno de esos cajones que abrimos una vez cada dos años…

 

Por si acaso, vamos a averiguar cómo conseguir una escritura de venta duplicada.

Es importante señalar que, ante todo, intentaremos encontrar el documento perdido. Normalmente, no vamos cada día con las escrituras de casa en el bolso o en el coche, como para poder perderlas en una cafetería o una gasolinera. Lo normal es que acabemos encontrándolas en casa, en el típico sitio donde las habíamos guardado tanto, tanto, que olvidamos haberlas puesto allí.

Si finalmente, no la encontramos en casa, damos por hecho que podemos haberlas extraviado en un desplazamiento, mudanza, etc. En este caso, deberíamos presentar una denuncia ante la policía para que quedase constancia.

Para nuestra tranquilidad, sabemos que siempre podemos obtener otra copia en la Notaría donde está archivada de forma permanente. Pídele al notario una segunda copia “original”.

 

Puede ocurrir que la firmases hace mucho tiempo y ni siquiera recuerdes dónde lo hiciste. En este caso, es importante saber que el título que acredita que la propiedad te pertenece es la inscripción en el Registro de la Propiedad, además de la escritura en sí, por lo que dependiendo de lo que necesites, con una Nota Simple Registral puede ser suficiente para tu propósito.

 

Si solo debemos demostrar que somos los propietarios, una nota simple del Registro de la Propiedad es lo que necesitamos. Solo hay que ir al Registro de la Propiedad al que pertenece la propiedad y pedir una Nota Simple. Es rápido (normalmente menos de 48 horas) y no es caro. En este documento se mostrarán las hipotecas y gravámenes relacionados con ese inmueble que se han incorporado al registro, así como la titularidad del inmueble y los datos del notario donde se firmó la escritura.

 

La Nota Simple también se puede solicitar en la página web oficial de la asociación de Registradores de la Propiedad. Es una opción fácil con una ventaja muy importante: no es necesario conocer el número de registro de la propiedad (que está en el sello de la escritura una vez que se registra y si no tienes la escritura, es probable que no tengas este número a mano). En la web de Registradores, podrás conseguirlo introduciendo tu número de DNI, NIE o CIF (el del titular del inmueble).

 

Una vez recibas esta sencilla nota (generalmente en dos días hábiles) verás en ella la fecha exacta de la compra, el nombre del notario y el lugar donde la firmaste. Por lo tanto, si necesitas solicitar una segunda copia original de la escritura, ahora sabes dónde solicitarla.

La segunda copia original puede llevar más tiempo y costar más dinero que la Nota Simple Registral.

En algunos casos, puede ser que el notario donde firmaste la escritura de propiedad ya no exista (porque el notario se ha jubilado o fallecido, por ejemplo). Debes saber que todas las escrituras y protocolos de este notario deben ser conservados y guardados por otro notario en ejercicio y estos documentos nunca se pierden. Entonces, ahora toca averiguar quién es este nuevo notario que tiene lo que te interesa. Si tu ciudad no es muy grande, es más rápido solicitarla a un notario cercano (normalmente te podrán decir quién guarda los protocolos del notario anterior en menos de un minuto).

Si vives en una gran ciudad, puedes preguntar en el banco donde firmaste tu hipoteca (normalmente con una simple búsqueda en el ordenador podrán averiguarlo) o también puedes preguntar en el Colegio Notarial que es, por supuesto es la solución más segura, aunque quizás no la más rápida.

 

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.