A todos no encanta estrenar ropa nueva. ¿Alguna vez has salido de la tienda donde acabas de adquirir una prenda o complemento y, al llegar a casa, no has podido resistir la tentación de ponértelo de inmediato?

Siempre que hemos hecho algo así, al acudir al amigo o amiga de turno con el que queremos presumir de nuestra nueva adquisición, nunca ha faltado ese interlocutor que hace la pregunta: ¿has lavado la prenda antes de estrenarla?

Quizás, no le des importancia, pero mantener una buena higiene, tanto personal como en el hogar, también pasa por eliminar la contaminación de nuestra ropa nueva. Por ello, te vamos a mostrar unas cuantas razones que te harán saber por qué debemos lavar la ropa nueva antes de estrenarla. Algunas te sorprenderán. Y es que, ropa nueva no es sinónimo de limpieza.

  • En el proceso de fabricación de las prendas, se utilizan químicos para lograr los colores, las texturas y las formas deseadas. Los restos de algunos de estos químicos pueden quedar adheridos a la tela una vez finalizado el proceso de fabricación. Estos químicos pueden provocar irritación y alergias en la piel. Lavar la ropa antes de estrenarla evitará que pongas en contacto tu piel con este tipo de residuos.
  • Las prendas nuevas pueden contener algún tipo de hongo. Esto ocurre porque, tras su fabricación, la ropa queda almacenada en almacenes o camiones hasta que es transportada a su lugar de destino. Algunos de estos lugares no cumplen con las condiciones ambientales óptimas. La suciedad y la humedad de los espacios donde se almacena ropa nueva puede generar la aparición de hongos en los materiales que la componen. Lo que puede ocurrir si no lavas la ropa nueva antes de estrenarla es que estos hongos entren en contacto con tu piel.
  • ¿Has pensado alguna vez la cantidad de manos por las que pasa una prenda antes de llegar a casa tras ser adquirida por ti en un establecimiento? En su proceso de fabricación, la prenda ya es manipulada por cientos de manos. En el proceso de almacenaje y transporte, también. Una vez en la tienda, las dependientas a su vez tocan la ropa cada día. Y, por supuesto, piensa en la cantidad de personas que se han podido probar la ropa en los probadores del establecimiento antes de que tú la adquirieras.

Diversos laboratorios han analizado prendas de vestir de establecimientos de marcas de ropa conocidas a nivel internacional y te sorprendería el resultado de sus hallazgos. En ellas, se han detectado multitud de gérmenes y bacterias, incluidas bacterias fecales e incluso hongos vaginales.

Ante los datos mostrados, por tu salud, lava la ropa nueva antes de estrenarla.