Además de ser un detalle bastante asequible, lograrás marcar la diferencia entre los asistentes con un presente tan navideño y elegante como es la Poinsettia o flor de Pascua. ¿Conoces su origen? ¿Por qué no debe faltar en todos los hogares durante el mes de Diciembre?  ¡Una vez conocí a alguien que la había mantenido hasta marzo! No desesperes, aunque veas las hojas caer, ¡puede durar mucho tiempo con buenos cuidados! 

También deberíamos tener una en la oficina, si nadie la lleva, ¿por qué no lo haces tú? ¡Es un buen detalle, viva el ambiente navideño! Regalarlas evoca un gesto de amistad y buenos deseos.

Tras nuestra investigación navideña, hemos descubierto que la planta proviene de América Central y los aztecas ya la utilizaban para tintar tejidos, hacer cosmética o remedios medicinales. ¡Qué útil! 

Joel Roberts Poinsett, botánico y embajador estadounidense en México, fue quien la descubrió a comienzos de 1800 y a quien debe su nombre actual. Ya en EEUU se empezó a comercializar como símbolo de la Navidad ya que hay quien la compara a la estrella que guiaba a los Reyes Magos hacia Belén. También por sus colores, el blanco evoca la pureza de cristo, el verde es símbolo de vida y esperanza y el rojo recuerda a la sangre de Cristo. 

En México también existe la maravillosa leyenda de Pepita, quien no tenía nada para regalar al niño Jesús la noche de Navidad y tras coger unas ramas del suelo, cuando llegaba al portal, estas se habían convertido en unas maravillosas flores rojas.  Extrapolando la historia de Pepita, nos damos cuenta de que no es necesario regalar cosas demasiado caras y que cualquier detalle valdrá si se hace con amor. ¡Eso es la Navidad!

Como curiosidad, en el año 2012 el día 12 de diciembre fue nombrado por el Congreso de EEUU como Día de la Poinsettia. ¡Es el momento perfecto para regalar una!

Al igual que la flor de Pascua, en tu vvivienda tampoco debe faltar un buen seguro de hogar que le proteja.