El color de la pintura que elijas para pintar tu casa es muy importante. Los colores tienen más importancia de lo que piensas: de lo que te guste, quieras conseguir transmitir en cada estancia de la casa.

Incluso está comprobado científicamente que cada color desprende un ‘estado de ánimo’ diferente. Los colores influyen en nuestras emociones y estado mental, y mientras algunos nos relajan y nos calman, otros pueden hacernos sentir enérgicos.

En definitiva, es un arte el saber combinar y decantarse por los colores ideales para pintar un hogar o sus habitaciones.

Colores cálidos vs colores fríos

Los colores cálidos como el naranja, amarillo y el rojo normalmente transmiten sensaciones positivas, como la calidez, o sensaciones negativas como el enfado. Esta gama de tonalidades, favorecen la convivencia con los individuos en una casa, ya que brindan alegría y optimismo.

Mientras, los colores fríos como el azul o el verde, llegan a transmitir sensaciones de calma y tranquilidad, o de tristeza y depresión. Normalmente se suelen pintar con estas tonalidades los lugares de trabajo, escuelas, etc.

¿Cómo nos afectan los colores?

Si estás pensando en redecorar tu casa, te interesa saber el significado de los colores.

-Naranja: pertenece a los colores cálidos y tiene el poder de mirarlo y que te inspire entusiasmo y movimiento. Es un color perfecto para pintar la habitación de una pareja, o una sala de reuniones.

-Rojo: este color tan potente se asemeja con la pasión, fuerza, energía y peligro. Normalmente no se pinta una habitación en su totalidad de rojo, pero si que es cierto que, en un salón, por ejemplo, queda bien algún rincón de rojo ya que es estimulante.

-Blanco: color básico más utilizado para pintar las paredes de una casa. Además de aportar luminosidad y amplitud proporciona tranquilidad y pureza en el ambiente.

-Azul: el color del mar, del cielo, de la calma. La sensación que te da este color es de frescura y relajación.

-Verde: si quieres conseguir que la naturaleza esté presente en tu hogar decora las paredes de verde. Recuerda a lo ecológico, natural, esperanza y juventud.

-Negro: los expertos recomiendan no abusar de este color. Aunque es un color que transmite elegancia y sobriedad a los diferentes espacios del hogar, también lo hace tenebroso y un tanto apagado.