Un seguro de hogar te resultará muy útil para proteger tu casa de cualquier tipo de incidente. Pero cuidar del orden de los objetos de tu casa, del control de los productos de tu despensa y del ahorro familiar, depende sólo de ti.

Se acercan las fechas navideñas y el gasto se dispara en millones de hogares. La Navidad trae consigo reuniones con familiares y  amigos, regalos y compras muy superiores a las del resto del año. Si no nos organizamos bien, es normal que nuestro bolsillo se resienta, así como el estrés por intentar planear todo a última hora.

Algo que puedes hacer para evitar un gasto innecesario y ofrecer una comida o una cena de calidad pensada con antelación, es congelar alimentos. Piensa que haciéndolo evitarás sufrir la subida de precios habitual que se da en fechas navideñas.

Antes de entrar de lleno en el tema, lo primero que debes tener claro es qué alimentos no se deben congelar. Productos como frutas, verduras o enlatados que contienen elementos líquidos en su composición, seguramente aumentarán su tamaño al ser congelados pudiendo romper el contenedor o bien hacer que el alimento pierda propiedades y calidad en su textura y sabor. Los postres y la mayonesa tampoco deben ser congelados, para evitar que se agrieten o pierdan su textura y su sabor originales.

Aclarado esto, os mostramos qué alimentos se pueden congelar antes de Navidad. Lo ideal es congelar los productos rápidamente y descongelarlos, cuando consideres oportuno, poco a poco durante todo un día.

  • Congelar marisco: junto con el pescado y la carne, es uno de los productos que más aumenta su precio en época navideña. Puedes conservarlo hasta tres meses congelado. Ten en cuenta que productos como nécoras, centollos o bueyes de mar, deben ser cocido antes, sin embargo, los berberechos y las almejas deben ser congelados crudos.
  • Congelar pescado: procura comprar pescado lo más fresco posible. Puedes cortarlo y limpiarlo antes del proceso de congelación.
  • Congelar carne: todo tipo de carne puede ser sometido a un proceso de congelación. Además, este producto puede conservarse congelado durante más de medio año. La carne roja, incluso, puede aguantar en perfectas condiciones hasta un año.

No olvides escoger los recipientes más adecuados para congelar, que aporten el hermetismo perfecto para cada producto. Los herméticos de plástico son ideales, ya que además aportan flexibilidad para ser guardados en cualquier rincón de tu congelador.

En Navidad, solo tienes que preocuparte de pasarlo bien y disfrutar. Otros podemos preocuparnos por tí