Esto se debe a la inmensa cantidad de comunidad judía que había en la gran manzana. Su influencia (no entremos en detalles, pero como ya sabéis, es bastante amplia en todos los sectores de la sociedad) se nota mucho en el cine y, por ende, en España conocemos muchas de sus costumbres.

Vamos a hablar un poquito sobre el Januká, ¿verdad que habéis visto en muchas películas el rito con el candelabro de nueve velas? Por ahí van los tiros…

El Hanukkah es la celebración judía del fin de año judío, fechas que, dicho sea de paso, no coinciden con nuestro fin de año, este 2018 por ejemplo es del 2 de diciembre al día 10. Tampoco celebrarán el nacimiento de Cristo, es decir, la Navidad.

  • La fiesta dura 8 días para conmemorar la independencia de los judíos y la derrota de los Helenos ya en el Siglo II a.C.
  • El Dreidel, una mezcla entre un dado de cuatro caras y una peonza, es uno de los juegos favoritos de los niños para estar en casa tranquilos disfrutando de su festividad favorita.
  • La tradición es recibir un regalo durante cada uno de los ocho días, sobre todo a los niños para animarlos a estudiar la torah y continuar con la tradición en el futuro. Suele ser dinero, pero, a día de hoy, los juguetes y libros también son una opción.
  • El candelabro tiene nueve velas, una para servir de llama a las otras, una para cada día. Todas se encienden cada atardecer, ¡es uno de los grandes momentos del día!
  • La gastronomía, ¡qué decir! Maravillosa, sabrosa y fascinante. ¡Nos ganan con los sentidos sin ninguna duda! Por aquí, nos quedamos con el sufganiot, una especie de tortillas fritas en cuyo interior habita una bomba de chocolate líquido, mermelada o incluso crema. ¡Se nos hace la boca agua!

Para celebrar esta fiesta o la Navidad, lo importante es que tanto si nos quedamos en casa como si nos vamos fuera, tengamos un buen seguro de hogar que la proteja.

Si piensas en cambiar de compañía, calcula tu próxima cuota aquí.

Seguro que en España hay algún establecimiento donde nos podamos dar un homenaje gastronómico… ¡Feliz Hannujah!