El Euribor es el tipo que aplican como referencia casi todas las hipotecas existentes en nuestro país. Pero muchas de estas hipotecas se encuentran con el problema de que no pueden beneficiarse de las bajadas del Euribor debido a la cláusula suelo hipotecaria que incluyen y que muchos clientes firmaron al adquirirla.

El Euribor está registrando mínimos históricos en los últimos años debido a la crisis económica. Vivir tranquilo en un hogar, sin temer la llegada de la letra de la hipoteca, se hace difícil para muchos clientes que no pueden beneficiarse de esas bajadas del Euribor que ayudarían a que la cuota mensual de su hipoteca se viera beneficiada.

En las distintas cuotas mensuales de un préstamo hipotecario se liquida el tipo mínimo de interés, que normalmente corresponde al mínimo registrado por el Euribor. Pero en el caso de las hipotecas con cláusula suelo, ese mínimo queda pactado bajo firma, independientemente de que sea más bajo que el mínimo registrado por el Euribor. Si el mínimo marcado por el Euribor es mayor que el marcado por la cláusula suelo, la cuota de esa hipoteca liquidará el tipo de interés de esta última.

Cuando el cliente de un banco firma una cláusula suelo, no puede beneficiarse de las rebajas en sus cuotas mensuales derivadas de la bajada del Euríbor, de su préstamo hipotecario. Tendrán que aplicar el porcentaje mínimo fijado en la cláusula. Por ello, muchos clientes están reclamando a sus bancos ese dinero que habrían percibido de no haber firmado la cláusula suelo, ya que alegan que no fueron informados.

De hecho, lo OCU advierte de que algunos bancos están ofreciendo a sus clientes, hipotecas a tipo fijo a cambio de que no reclamen el dinero perdido por la cláusula suelo.

Aunque la cláusula suelo es legal, lo que la Justicia pone en entredicho, es la transparencia con la que se ha aplicado a los clientes afectados. Un hogar protegido de deudas o cuotas abusivas, depende de que este tipo de cláusulas queden bien explicadas al cliente antes de la firma del préstamo. Se da el caso de que muchas de las personas afectadas por la cláusula suelo, no sólo desconocían la existencia de la misma en su préstamo, sino que además no sabían ni lo que era, clara señal de que no fueron bien informados en su momento.

Para proteger tu bienestar en el hogar, una vez adquirido mediante un préstamo hipotecario, es importante que se lea toda la letra pequeña del mismo, para cerciorarse de que no incluye una cláusula suelo.