No hay nada más placentero que despertarnos de repente a las 03:00h de la madrugada y ver que todavía nos quedan algunas horas para dormir. Por el contrario, cuando nuestro reloj natural nos despierta minutos antes de que suene el despertador, la sensación de rabia es directamente proporcional al sueño que tenemos en ese momento.

La mayoría de personas exitosas del mundo coinciden en  practicar el mismo hábito diariamente. Se trata de madrugar. No es casualidad que a ninguno de ellos le dé pereza despertarse cada mañana sino que su cuerpo y mente están preparados para lo que se les avecina manteniéndose en forma. Aunque no lo creáis, realizar determinadas conductas antes de las 08:00h nos dará más energía para sobrevivir al día.

La teoría la tenemos clara pero, ¿cómo sobrepasamos la barrera del momento exacto en el que nuestra mente decide levantarse de la cama pero nuestro cuerpo no responde? ¿Qué trucos podemos hacernos a nosotros mismos para lograr sacarnos de nuestro nido calentito? Algunas ideas para lograr despertarte y evitar ir retrasando tu agenda diaria son:

  • Prohibirnos a nosotros mismos hacer que el despertador suene más de una vez. Retrasar el momento de levantarnos unos minutos no tiene mucho sentido, además es contra-producente ya que puede dar lugar a que nos volvamos a dormir.
  • Situar el despertador lejos de la cama, así no nos quedará otra que levantarnos. Parece cruel, pero es efectivo señores.
  • Bebe un vaso de agua (si puede ser tibia con limón mejor) nada más poner un pie en el suelo. Hay quien lo deja preparado en la mesita de noche antes de dormir. Este simple hecho nos ayudará a eliminar toxinas y a cargarnos de energía positiva desde primera hora del día.
  • Visualiza el día y pasa unos minutos contigo mism@. ¡Es la clave para tener un día exitoso!

Tratar de levantarnos con buen pie y tener actividad antes de salir de casa no solo mejorará en nuestra productividad sino que también ayudará a nuestra salud física y mental.