Aunque en España no sea una tradición que se celebra, en Estados Unidos el día de Acción de Gracias marca el inicio de las celebraciones que se alargan con las Navidades.

El día de Acción de Gracias es una festividad que se celebra todos los años en la que las familias se reúnen en sus hogares torno a un gran pavo el cuarto jueves de noviembre.

Origen del thanksgiving

Según cuenta la historia en el año 1621, un grupo de colonos de Plymouth -actual estado de Massachussetts- compartieron una comida con los indios wampanoag para celebrar la cosecha del otoño. A partir de entonces y durante más de dos siglos, el día de Acción de Gracias se celebró en las colonias y estados, aunque no fue hasta 1863 cuando -en medio de la guerra civil-, cuando el presidente Abraham Lincoln proclamó el 'Thanksgiving' como un día festivo nacional y que se celebraría cada noviembre.   

Pero fue mucho antes, en septiembre de 1620, cuando el barco llamado 'Mayflower' salió de Inglaterra llevando a 102 pasajeros bajo la promesa de prosperidad y tierras en el nuevo mundo. Tras un largo viaje de 66 días, llegaron a Plymouth donde comenzaron la construcción de una aldea.   

El primer invierno en el nuevo mundo fue muy duro y sólo lograron sobrevivir la mitad de las personas que habían viajado a bordo del barco. En el mes de marzo, los colonos que aún estaban vivos recibieron la visita de un indio abanaki. Este regresó a los pocos días con un miembro de la tribu pawtuxet, Squanto, que enseñó a los supervivientes  que ya estaban debilitados por la desnutrición y la enfermedad a cultivar maíz, pescar y evitar las plantas venenosas.

El indio Squanto también ayudó a los colonos a forjar una alianza con los wampanoag, una tribu local, que duraría más de 50 años y que sigue siendo uno de los pocos ejemplos de armonía entre los colonos europeos y los nativos americanos.

Ya en noviembre de 1621, después de que la primera cosecha de maíz de los colonos fuera exitosa, el gobernador William Bradford organizó una fiesta de celebración e invitó a un grupo de aliados nativos americanos, en el que se convertiría en el primer día de Acción de Gracias de la historia y que duró tres días.

En 1817, Nueva York se convirtió en el primer estado que adoptó oficialmente la fiesta anual de Acción de Gracias.

Comida de acción de gracias

Acción de gracias es un día familiar y que se caracteriza especialmente por todo lo que se cocina y se come. Suelen ser recetas bastantes tradicionales y que se repiten en las casas de todos los estadounidenses, como el pavo asado con un relleno hecho de pan de maíz y salvia, servido con salsa de arándanos y guarniciones que pueden ir desde las judías verdes, a la batata dulce o al puré de patata. Eso sí todo terminado con el típico pastel de calabaza, de nuez o de manzana.

Si quieres aprovechar estas sabrosas recetas sobre el molde para navidad, te dejamos algunas de ellas para que puedas hacerlas tú mismo en tu casa.

Pavo relleno

INGREDIENTES PARA 8 A 10 PERSONAS:

  • 1 pavo grande, de al menos 4 kilos.
  • 1/2 kilo de magro de cerdo picado.
  • 200 g de cebolla.
  • 200 g de ciruelas pasas.
  • 100 g de miga de pan.
  • 1 vaso de leche.
  • 100 cl de vino de Jerez.
  • 200 ml de vino blanco.
  • Sal.

Nivel de dificultad: difícil.

Elaboración:

El primer paso para cocinar el pavo relleno es deshuesar el ave por el espinazo. Debes hacerlo con sumo cuidado para no quebrar la piel al hacerlo. Es fácil hacerlo pero si nunca lo has hecho antes o no te atreves, puedes pedir al pollero que te lo deshuese.

Ponemos las ciruelas pasas a macerar durante una hora con el vino de Jerez para que cojan sabor. Después empapar la miga de pan con la leche.

A continuación ablandamos la cebolla bien picadita a fuego lento en un poco de aceite o mantequilla sin que dore en exceso. En aceite de oliva queda mejor.

Mezclamos todos los ingredientes con el magro de cerdo y hacemos con ellos una bola. Sal y pimienta al gusto. Después rellenamos el pavo.

Acto seguido se cose la piel del pavo. Para ello le pasamos alrededor un cordel fino para que mantenga su forma tras la cocción (lo que se conoce como bridar), y lo untamos con aceite de oliva.

Lo ponemos durante dos horas al horno a una temperatura de 180ºC. No te olvides de regar cada 15 0 20 minutos con el jugo que suelta para evitar que no se reseque, lo cual es muy importante para que salga jugoso.

Pasadas estas dos horas, procedemos a desglasar la placa en la que estaba colocado el asado. Para realizar el desglase, hay poner dicha placa al fuego y añadirle un vasito de vino blanco. A la salsa resultante hay que añadir un 1/4 litro de caldo de ave y mover con cuidado. A continuación agregamos ahora un poco de harina de maíz previamente disuelta en agua. Llevarlo todo a ebullición, apagar, colar y comprobar corregir de sal.

Servir el asado al tiempo que la salsa de desglase, aunque puesta aparte, e ir cortando en filetes a medida que se vaya consumiendo. Lo más tradicional en cuanto a acompañamiento es el puré de manzana o de arándanos.

Salsa de arándanos

INGREDIENTES:

  • 70 g de arándanos rojos deshidratados
  • 200 g de azúcar
  • 150 ml de agua
  • Cáscara de 1 naranja
  • Sal

Elaboración

Primero debes dejar macerar los arándanos deshidratados durante unas horas en zumo de manzana. Después los introduces en una olla con el azúcar y la cáscara de la naranja rallada.

Hervir a fuego medio removiendo regularmente añadiendo sal al gusto hasta conseguir una textura cremosa.

Pastel de calabaza

INGREDIENTES:

  • 500 grs. de calabaza (cocida o asada)
  • 250 grs. de harina
  • 4 huevos
  • 1 sobre de levadura
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Un rollo de masa de hojaldre.

Elaboración

En primer lugar desenrollamos la masa de hojaldre y la colocamos sobre el molde. Pincharemos la masa para evitar que se infle.

En un recipiente, batimos los huevos enteros junto con el azúcar y la mantequilla derretida, hasta que la mezcla adquiera un color claro similar al blanco.

Después añadimos entonces la calabaza bien triturada y, por último, incorporamos la harina tamizada junto con la levadura. Batimos todo bien y lo echamos al molde.

Introducimos al horno, que estará precalentado previamente, a unos 180ºC durante unos 40 minutos aproximadamente.