Existen algunos remedios caseros contra los mosquitos que evitarán su molesta presencia, así como sus picaduras. Estos remedios pueden suplir a los típicos productos fabricados a base de componentes químicos que encontrarás a la venta en cualquier supermercado.

Con la llegada del calor, la presencia de estos incómodos compañeros, aumenta. No dejes que te arruinen la siesta, esa comida familiar o cualquier actividad que te dispongas a realizar. Toma nota de estos remedios caseros contra los mosquitos y líbrate de su pesada compañía sin tener que invadir el ambiente con los molestos gases de los insecticidas prefabricados:

  • Agua y vinagre: el primero de los remedios caseros contra los mosquitos consiste en llenar medio vaso de agua y vinagre blanco. Coloca los vasos que contengan esta mezcla en zonas estratégicas como ventanas abiertas o centros de mesa situadas al aire libre. El olor que desprenden espantará a los mosquitos.
  • Eucalipto: en aceite o en rama. Su olor es agradable y posee un potente efecto repelente de mosquitos. Puedes añadir varias gotas de eucalipto en aceite en un vaso de agua. El eucalipto en rama puedes colocarlo en un jarrón junto con romero. Coloca varios jarrones en diferentes salas de la casa como el comedor, el salón o el dormitorio.
  • Bolsas de agua: llena una bolsa de plástico transparente con agua y cuélgala sobre toldos, puertas y ventanas. Este simple truco casero contra los mosquitos los espantará rápidamente.
  • Té de limón: el limón es un excelente repelente natural de mosquitos. Elabora té de limón y pulverízalo en diversos rincones del hogar.
  • Inciensos y velas aromáticas: otro de los trucos caseros contra los mosquitos que funciona muy bien es el de encender incienso o velas. Hay ciertos olores que los mosquitos detestan: lavanda, limón, romero, eucalipto, etc. Consigue inciensos y velas aromáticas con este tipo de aromas y ten por seguro que los mosquitos desaparecerán.

Con todos estos remedios caseros contra los mosquitos, lograrás librarte de su presencia y disfrutar de tus días de verano al aire libre o en casa sin que te molesten sus zumbidos, sus picaduras o sus desagradables visitas cerca de tu plato de comida.

Cuida tu hogar y el de los tuyos con un buen seguro. Déjate aconsejar por nuestro asesor.