Seguro que te has encontrado en alguna situación demasiado protocolaria en alguna comida, cena de empresa, con los padres de tu pareja… Y no has sabido reaccionar ante esa situación.

¿En qué copa sirvo el vino tinto? ¿Y el agua? Cada pieza de una cristalería tiene un determinado tamaño y un uso apropiado para cada tipo de bebida.

Os damos las normas de protocolo básicas para el uso de los principales tipos de copas y vasos.

-Copa de agua

Por lo normal la copa de agua es de gran tamaño, ligeramente abombada, y se utiliza para tomar agua y zumos. Se debe llenar hasta 4/5 de su capacidad. A veces, en función de la cristalería, la copa es sustituida por un vaso.

-Copa de vino tinto

Se trata de una copa ancha de cavidad abombada. Antiguamente las copas de vino tinto eran más pequeñas que las de agua, aunque ahora lo normal es que te pongan una gran copa.

Todo depende del tamaño de la copa, pero lo normal es que se llene de 2/5 a 3/5.

-Copa de vino blanco

Las copas de vino blanco son más estrechas y pequeñas que las de vino tinto. Se debe tomar esta bebida fría y solo debe llenarse la copa como mucho 2/5 de su capacidad.

-Copa de champán

Recipiente alto, de cuerpo largo y corta de pie. La finalidad es retener las burbujas.

La copa de cava o champán se debe llenar unos 3/5 de su capacidad. No se debe servir desde mucha altura para evitar hacer mucha ‘espuma’.

-El famoso vaso de tubo

Se trata de un vaso alto de unos 17-18 centímetros, sin pie. Utilizado normalmente en hostelería para servir refrescos y combinados. También se puede utilizar como vaso para el agua o zumo.

-Jarra de cerveza

Las hay de diversas capacidades, pero el cristal es grueso. La más habitual es la jarra de medio-litro, lo que equivale a una pinta de cerveza. Depende del bar las sirven heladas para degustar mejor la cerveza.