Este postre es un clásico de la cocina tradicional francesa, pero en su versión original lleva manzana y no melocotón. Pero como estamos en verano, es siempre buena idea aprovecharnos de las frutas que nos ofrece la temporada.

Historia de la tarta Tatin

La tarta Tatin original consiste básicamente en una gruesa capa de manzanas caramelizadas cubierta con masa quebrada u hojaldre. Se hornea todo junto y cuando está lista, se le da la vuelta para que quede la fruta en la parte de arriba, y queda muy jugosa. Al ser una receta francesa y un básico de la cocina internacional, mucha gente piensa que es muy difícil prepararla, pero nada más lejos de la realidad.

Hacerla te va a encantar porque existen pocas tartas hay más sencillas y rápidas de preparar.

La receta, que vamos a preparar con melocotones, lleva este nombre en honor a las hermanas Caroline y Stephanie Tatin, las cuales eran dueñas de un pequeño hotel-restaurante en la pequeña localidad francesa de Lamotte-Beuvron.

Dicho hospedaje, el hotel Tatin, estaba situado frente de la estación del ferrocarril, y se hizo muy famoso a finales del siglo XIX, por su excelente cocina ya que era popular por dar de comer de maravilla a los muchos cazadores que iban a pasar unos días desde París hasta la región de Sologne. Entre sus muchas especialidades estaban los platos de caza y un poste muy especial una tarta de manzana, basada supuestamente en una receta tradicional de la zona.

Ya a principios del siglo XX, en 1903, esta tarta se hizo muy famosa a raíz de que el restaurante parisino Maxim’s comenzó a servirla en torno a 1926. En este momento además comenzó a circular una la leyenda urbana de que había sido inventada gracias a un error fortuito y que la tarta se había hecho del revés por despiste. Pero entonces las hermanas Tatin ya habían muerto y no se podía contar la historia verdadera.

La tarta Tatin se hizo célebre por su fantástico sabor. Y solo necesitas cinco ingredientes para hacerla: mantequilla, harina, agua, azúcar y manzana, que se reducen a 3 tres si usas una masa comprada.

Propiedades y beneficios del melocotón

Es rico en fibra y agua y contiene un alto contenido en carotenos, vitaminas A, B1, B2, B6, C y E. La vitamina C nos ayuda a combatir la formación de radicales libres.

Nos aporta minerales, como: calcio, potasio, fósforo, azufre, hierro, magnesio, manganeso y cobre, y antioxidantes, beta-carotenos y ácidos nicotínico, málico, patogénico y cítrico.

Es un gran aliado para nuestra piel ya que ayuda a la formación del colágeno, entre otras ventajas. Además, es un alimento que excelente para las personas con diabetes porque tiene un nivel menor de glucosa en sangre.

Gracias a su contenido en fibra, potasio y vitamina C, reduce riesgo de enfermedades cardiovasculares que ayuda a nuestra salud.

Receta

INGREDIENTES para 4 personas

  • 1 masa quebrada o pasta brisa.
  • 6 melocotones
  • 2 yemas de huevo
  • 250 ml de leche desnatada
  • 40 g de azúcar
  • 40 g de maicena

PREPARACIÓN

Para empezar con la receta, estira la masa quebrada en un molde para tarta redondo y bajo (uno tipo pyrex te vale) y pínchala con un tenedor evitar que no suba mucho y hornéalo con calor arriba y abajo durante 15 minutos a 200º.

Por otro lado, pon la leche a hervir en un cazo. En otro cazo, mezcla las dos yemas de huevo con el azúcar y la maicena.

A continuación, vierte la leche hirviendo en esta preparación y cuece a fuego suave, sin dejar de remover, hasta que espese. Deja enfriar un poco la crema y repártela encima de la masa.

Coloca los trozos de melocotón con el corte hacia arriba en el fondo del molde, primero alrededor del borde y después ocupando el centro. Aprieta los trozos lo máximo posible, para que no queden huecos.

Cuece otros 15 minutos en el horno precalentado a 200º. Deja enfriar un poco y ya estará listo para servir.