O, mejor dicho, “lo poco gusta y lo mucho cansa”, ¿verdad? Eso suele pasar con determinadas modas y tendencias que al principio causan furor, pero, pasado un tiempo, acabamos aborreciendo o dejando de otorgar valor. Por ejemplo, durante los años de la crisis, alrededor del año 2009, habíamos enloquecido con rescatar palets usados y customizarlos a nuestro gusto. Sin embargo, a día de hoy, muy pocos los meteríamos en casa… 

A decir verdad, la consecuencia más maravillosa de la crisis fue que dejamos de estar acomodados y nos pusimos a pensar y a crear. ¡Las malas rachas agudizan el ingenio! Y las cosas grandes, solo parten del ingenio…

Como siempre sucede, ahora han surgido corrientes decorativas nuevas, poco a poco se va calmando el furor por lo blanco y la decoración nórdica, ahora buscamos un poco más de personalidad…

¿Qué tendencias nos hemos cansado de ver?

  • Cuadros, vinilos o pinturas de personajes famosos de tipo Audrey Hepburn por todas las paredes.
  • Paredes de colores fuertes en el dormitorio.
  • Aunque todavía estamos inmersos en la obsesión por el los azulejos hidráulicos, poco a poco vamos dejando de usarlos en suelos y paredes de baños y cocinas. ¡A nosotros nos encanta!
  • Mobiliario demasiado “cuadrado” y con poca personalidad. La crisis hizo estragos, comenzamos a montarnos muebles y a valorar poco el diseño a favor de la usabilidad, pero poco a poco.
  • Figuritas de flamencos y cactus. A decir verdad, las figuritas en general. Ahora preferimos menos, pero de mejor calidad.
  • Maletas antiguas en el suelo. Ahora, si son muy especiales les buscamos un rincón donde puedan ejercer su función sin molestar.
  • Letras, iniciales o palabras tipo HOME o LOVE. ¡Ya está bien! 
  • Los espejos vintage tipo redondos o sol, hay quien dice que ya están “demodé” pero a nosotros nos siguen gustando mucho.
  • Integrar en nuestra decoración copias (bastante obvias) de piezas de diseño.
  • Cocinas de estilo toscano e interminables encimeras de granito. Mejor lo dejamos para las lápidas, es brusco, pero es así, ¡en la cocina NO!
  • Cenefas a mitad de pared, sobre todo en paredes infantiles. Puags, suena a retro total (pero retro del tosco). Ahora las paredes son de un color o de papeles pintados minimalistas inclusive de topos o lunares.
  • Madera de pino, ufff… Súmate al chalk painting y regálales una segunda vida.

No tener un seguro de hogar es uno de los mayores errores que se han cometido en el pasado, pero eso puede cambiar pinchando aquí.