Qué hogar no tiene una librería. Dominan salones, habitaciones, salas de estar... ya sean pequeñas, grandes, con más o menos libros... Está claro que son uno de los muebles más comunes en las casas, pero limpiarlas se convierte en una tarea muy pesada.

Si tenemos una estantería atestada de libros se hace un mundo su limpieza, sobre todo porque los libros son difíciles de limpiar.

Para empezar, es probable que estés haciendo mal la limpieza y no lo sepas. Hay utensilios que en vez de quitar el polvo solo lo expanden. ¿No te lo crees? Te explicamos cuales:

El plumero. Es muy común que utilicemos este utensilio es nuestras rutinas de limpieza, pero es bastante contraproducente porque lo que suele hacer es expandir el polvo más que quitarlo del todo. Esto nos llevará a hacer un trabajo extra porque tendremos que volver a repasarlo perdiendo tiempo.

Limpiar de cualquier manera. Hacer limpieza sin seguir un orden lógico hará que la tarea sea mucho más prolongada, cuando hacerlo de manera organizada puede ahorrarnos tiempo en limpiar para poder dedicárselo a otras cosas que nos gusten más.

Es importante huir de la acumulación excesiva de polvo: la limpieza debe ser habitual, y debe hacerse al menos una vez a la semana. De lo contrario, sí que nos pasaremos toda la mañana quitando lo acumulado y haciendo algo que no nos gusta.

Por eso, para que la tarea de limpiar tu estantería se haga lo menos pesada posible, y porque queremos que dediques tu tiempo a lo que más te gusta, te proponemos una serie de recomendaciones para limpiar tu estantería en tan sólo 10 minutos:

Para empezar, pon una alarma con 10 minutos. De esta forma sabrás que el tiempo corre y podrás ser lo más eficaz y eficiente lo más rápido posible.

Ten a mano un buen trapo atrapapolvo. Puedes encontrar trapos de este tipo prácticamente todos los súpermercados y/o droguerías, también puede adquirirlos por internet, y son muy eficaces, de ahí su nombre. Y lo bueno que tienen es que hacen limpieza en seco y por tanto tus libros no sufrirán.

Algunas de estas bayetas son de usar y tirar. Son como una especie de toallitas que puedes aprovechar para usar en cualquier momento que tengas libre y que serán de gran eficacia y utilidad para hacerlo en 10 minutos. También puedes encontrarlas con cera incorporada para proteger tus muebles.

Empléate en un solo estante. Coloca los libros en el suelo o en cajas del mismo modo en el que estaban puestos para luego resituarlos de manera rápida y sencilla. Trucazo para optimizar la tarea.

Para limpiar correctamente las estanterías debes hacerlo con un trapo húmedo para acabar más eficazmente con la suciedad que pudiera quedarse más incrustada. Antes de volver a colocar los libros, asegúrate de que está totalmente seca, puedes pasar un paño de microfibra para secarlo, de esa forma no se dañará ninguno.

Eso sí, cuando vayas a limpiar debes hacerlo de acuerdo al material del que hecho la librería. Debes elegir el limpiador más adecuado para cada superfice, no vaya a ser que estropee el mueble.

Haz la limpieza siempre de arriba a abajo. Comienza por la parte más alta, ya que la suciedad siempre cae y, entonces, no habrá servido de nada si has empezado por las baldas que tiene más mano, y por tanto tendrás que invertir el doble de tiempo en repasarlo todo. Si sigues estas pautas y el orden de las agujas del reloj, ahorrarás minutos seguro.

Y como es normal, caerá algo de polvo al suelo, ya que es inevitable, asique cuando acabes no olvides pasar el aspirador.

Cuando pasen los 10 minutos… ¡para! Ya que así no se te hará tan pesada la carga de limpiar tu librería cuando toque.