Poner tu vivienda en el mercado inmobiliario no es una tarea fácil: es un proceso que en la mayoría de las ocasiones se alarga más de lo que queremos, llegando incluso a frustrarnos por no lograr vender o alquilar el inmueble. Debes saber que la primera impresión de los que pueden ser tus futuros inquilinos (o compradores) es importantísima, ya que de ella dependerá su decisión de alquilar o comprar tu casa.

Por ello existen trucos y técnicas relacionadas con el marketing visual para realzar tu casa y hacerla más atractiva, pero no te asustes: no estamos hablando de obras ni reformas. Las normas básicas consisten en limpiar, organizar, reparar, despejar y despersonalizar el espacio, de manera que al cliente le entre por los ojos.  En este artículo te vamos a dar unos cuantos trucos para lograrlo, ¡toma nota y ponlos en práctica!

Cocina

Despeja las encimeras guardando los electrodomésticos pequeños en armarios para dar sensación de orden y espacio. También puedes optar por darle un toque de color colocando algún cuadro o eligiendo textiles de cocina llamativos, ¡pero no te pases! Un truco, cocina horas antes algún dulce… las casas también se venden por el olfato…wink

Sala de estar

A esta zona nos referíamos antes con despersonalizar el espacio. Debes sabe que la decoración que a ti te gusta puede resultarle horrible a otra persona, así que trata de utilizar elementos neutros, sin sobrecargar la estancia para que los visitantes puedan imaginarse sus propios muebles, cuadros, sillones, sofás…

Dormitorio

De nuevo, te recomendamos cambiar su decoración si ésta no es neutra. Opta por colores claros y, si quieres, aporta color con cojines o elementos pequeños. La ropa de cama llama poderosamente la atención, así que esmérate en colocarla perfectamente.

Baño

Es esencial que esté perfectamente limpio: frota a conciencia cualquier mancha de paredes, espejos y suelos. Te recomendamos también que quites de la vista los productos personales de aseo. Decora con toallas blancas o de tonos claros, ¡verás que cambio!

Esperamos haberte ayudado con estos sencillos consejos que puedes aplicar desde ya y déjanos recordarte lo más importante: contar con un buen seguro de hogar que cubra todos los riesgos, accidentes e imprevistos.