Hay provincias en cuyos hogares no es, prácticamente, una obligación disponer de instalación de aire acondicionado ya que, normalmente, los termómetros no suelen alcanzar altas temperaturas y, si lo hacen, las noches suelen ser más fresquitas.

Por el contrario, tener aire acondicionado en las provincias situadas en la mitad sur de España, mejora enormemente la calidad de vida de las personas ya que ayuda a sobrellevar las fuertes oleadas de calor.

Oleadas como las que estamos viviendo en los últimos años que afectan tanto al norte como al sur provocando que, ni siquiera, en las noches tengamos alivio. ¿Cómo podemos sobrevivir aquellos que no contamos con aire acondicionado en casa o que, al menos por las noches, no somos muy partidarios de ponerlo? ¡Muy aten@s!

  • Durante el día, mantén las ventanas cerradas y las persianas (o toldo) bajadas, así evitarás que la casa se vaya condensando de calor. Sobre todo, si la orientación es oeste, ya que tendrá el sol durante toda la tarde (el peor para verano).
  • Si tu casa tiene dos o más plantas, trata de dormir en las más bajas.
  • Si es de una sola planta y puedes elegir, duerme donde no haya dado el sol de la tarde.
  • Usa sábanas de algodón y no pongas colcha ni ornamentos. Menos, es más, total, no las vas a utilizar.
  • Un ventilador de pie o de techo puede hacer que duermas de maravilla simplemente removiendo el aire del ambiente. Mucho más sano que el acondicionado, aunque, si lo pones trata de taparte con la sábana mejor.
  • Las plantas favorecen a mantener una temperatura estable.
  • Desenchufa los electrodomésticos que no utilices a menudo.

Un buen seguro de hogar no ayudará a enfriar tu casa, pero si te dará toda la protección que necesitas en verano cuando te vayas fuera de vacaciones. ¡La tranquilidad no tiene precio!