Seguramente los coindices de polución a nivel mundial bajarían considerablemente, ¡en sólo 24h! Imagina entonces, si fuéramos ampliando, poco a poco, a dos días, tres días… hasta acabar creando un hábito basado en intentar evitar todo lo posible la utilización de materiales de plástico en nuestra vida cotidiana. ¡Ojo! Muy pronto te darás cuenta de que no es tan fácil como lo planteamos… Primero, párate unos minutos a analizar los objetos de tu alrededor: ¿ves plástico? Ahí empieza el reto, ¡ánimo, merecerá la pena!

  • 08:00AM, ¡Comienza el experimento! Prohibido utilizar envases individuales de galletas u otros productos durante el desayuno. Utiliza servilletas y mantel de tela, vasos y platos de loza, cerámica o porcelana. Evita las cápsulas de café. ¡Una cafetera de toda la vida es buena alternativa!
  • 08:30, el aseo. Apuesta por productos biodegradables, envases rellenables, jabones ecológicos… El jabón casero de toda la vida es una alternativa estupenda. Opta por peines de madera para el pelo… La clave está en tener siempre la mente abierta buscando alternativas para sustituir los objetos de plástico.
  • Jornada laboral. Igual que hemos hecho previamente en casa, tomaremos el café de media mañana en taza, nos llevaremos nuestra propia botella de agua para ir rellenando durante el día...
  • 18:30h, ¡la hora de la compra! Posiblemente sea, junto a la hora del aseo, uno de los momentos más complicados ya que los supermercados están repletos de packaging de plástico, ¡demasiado! Llevar siempre tus propias bolsas, comprar los productos que puedas por peso y tratar de hacer la compra en pequeños comercios especializados son buenos métodos para generar menos residuos.
  • Tarde-Noche: cuando prepares la comida para el día siguiente no utilices flim sino tuppers o recipientes de cristal. A parte, es mucho más saludable.

¿Que tienes invitados y no quieres fregar después del evento? Las vajillas de bambú o materiales reciclados son una buena alternativa al plástico.

¿Te has dado cuenta? Es verdaderamente complicado pasar 24h sin plástico, pero, si ese es el precio que tenemos que pagar por cuidar al medio ambiente y, por tanto, mejorar nuestra salud… ¿estaríamos dispuestos?