Nuestra privacidad se puede ver invadida a través del teléfono móvil de muchas maneras: llamadas de teléfono que no debes contestar o números que nunca debes marcar desde tu dispositivo móvil, publicidad, aplicaciones que se autoinstalan, etc.

Una de las preocupaciones que estaban teniendo los millones de usuarios de la aplicación de mensajería Whatsapp en lo que se refiere a la privacidad, desde que dicha aplicación pasara a formar parte en el año 2014 de Facebook, era la de que los datos de los usuarios de Whatsapp fueran conocidos por Facebook. Pues bien, esto ya ha sucedido.

Los términos de uso de Whatsapp han sido modificados para que Facebook pueda acceder a los números de teléfono de sus usuarios.

Por lo tanto, la sospecha de que Facebook y Whatsapp intercambiarían datos al fusionarse, se ha confirmado.

Aunque son muchos los clientes que no se sienten seguros en casa sabiendo que sus datos telefónicos pasan a otras manos, la compañía ya se ha apresurado a tranquilizarles y a explicar de qué forma se van a utilizar y por qué se ha tomado dicha decisión.

Lo que pretenden con este intercambio de datos es mejorar la comunicación entre comercios y clientes, en beneficio de ambos.

Una de las cuestiones que más preocupan a los usuarios de Whatsapp es la invasión de publicidad no deseada. Pero desde la compañía también han querido aclarar este punto. Lo que se pretende es que las empresas puedan utilizar los mensajes como medio para comunicarse pero siempre respetando la privacidad y el espacio del interlocutor. El usuario podría comunicarse a su vez, de forma inmediata y directa, con el comercio que más le pueda interesar pero en ningún caso recibirían publicidad invasiva ni mensajes de comercios o entidades que no deseen o que no hayan solicitado.

Para un cliente de cualquier servicio no puede haber nada más molesto que ser importunado en la tranquilidad del hogar, recibiendo llamadas o mensajes no deseados, con fines comerciales.

 

Al igual que la tecnología ha favorecido el desarrollo de la compraventa, también ha generado una mayor interacción y un más fácil acceso a otras personas, lo que puede provocar que se invada su espacio tecnológico personal. Para tranquilidad de sus usuarios, Whatsapp ha asegurado que no compartirá los números de teléfono con terceros y que los mensajes escritos en la aplicación serán encriptados para que nadie tenga acceso a ellos excepto los interlocutores que los hayan creado de manera privada.