Los problemas estomacales pueden llegar a ser muy molestos para aquellas personas que los sufren. El cuidado de la salud de nuestro aparato digestivo es algo a lo que no debemos desatender.

Una de las patologías más habituales y que muchos ya han padecido es la del reflujo gástrico. Consiste en el paso de los ácidos estomacales al esófago a través del esfínter esofágico, una especie de compuerta muscular situada entre el esófago y el estómago y que evita, cerrándose, que los alimentos o los ácidos gástricos del estómago vuelvan a subir hacia el esófago.

El reflujo o ácido estomacal es un líquido corrosivo que al subir hacia el esófago provoca acidez, molestia y dolor. Puede generar dolor en la garganta, ardor, tos y puede ir acompañado de eructos y regurgitaciones de alimento.

El motivo más habitual por el que se produce el reflujo es por el debilitamiento de los músculos del esfínter gastroesofágico. Con su debilitamiento no logra cerrar esta válvula y por lo tanto puede ocurrir, como hemos comentado, que los ácidos estomacales o los restos de alimentos procesados en el estómago, regresen al esófago.

Al igual que existen remedios naturales para los gases o para otros tipos de problemas en el aparato digestivo, también existen remedios caseros para el reflujo que te ofrecemos a continuación:

  1. Evita las comidas copiosas y comer muy rápido. Todo ello favorece la aparición de reflujo. Si lo haces, come una manzana roja de postre, que ayudará a evitarlo.
  2. Cuida la dieta: alimentos grasos como la mantequilla, la nata, las cremas, los embutidos, los fritos, la comida rápida o la bollería industrial, favorecen la aparición de reflujo. Además, ten en cuenta que la obesidad es uno de los factores que pueden favorecer el debilitamiento muscular del esfínter gastroesofágico. Por lo tanto, adquirir hábitos para no engordar como una dieta sana y equilibrada es un remedio muy eficaz contra el reflujo.
  3. La raíz de malvavisco alivia las molestias provocadas por el reflujo. Una cucharada disuelta en agua cuando comiences a sentirlo, aliviará la sensación de ardor.
  4. Una infusión de té verde o de manzanilla ayuda a realizar mejor la digestión y puede evitar la aparición de reflujo después de las comidas.
  5. Después de terminar de comer, no te vayas a dormir de manera inmediata, mientras estás haciendo la digestión. Espera a acostarte una vez que haya pasado una hora y media.