Los famosos anisakis son, “gusanos nematodos parásitos cuyas larvas se encuentran ocasionalmente en algunos peces, mamíferos marinos y cefalópodos, y que pueden provocar en el hombre anisakiasis.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), uno de cada tres pescados que consumimos en España tiene anisakis. Los pescados que provienen del Mar Cantábrico tienen más posibilidades de portar estos gusanos (50%) en comparación a los pescados del Mar Mediterráneo (6%).

¿En qué pescados es más común que aparezcan anisakis?

España es uno de los países en donde más se sufre anisakiasis debido a algunos hábitos de consumo como:

  • Nuestro amor por los boquerones en vinagre.
  • Sardinas asadas, ¡Made in Spain! Hay ocasiones en las que no alcanzan los 60 grados durante su cocinado.
  • Merluza, besugo, pescadilla, bacalao o gallineta.
  • El sushi suele estar elaborado con algún tipo de pescado crudo.
  • Ceviche.

Estas bacterias son de muy difícil aparición en mariscos y nulo en pescados de río.

¿Cuáles son los síntomas de la anisakiasis y cómo prevenirla?

La anisakiasis es una enfermedad ocasionada por las larvas del anisakis y transmitida al hombre a través del pescado infestado que se consume crudo o poco cocinado.

¿Cuáles son sus síntomas? ¡Protege tu salud ante este tipo de virus!

  • Algo parecido a la gastroenteritis con: vómitos, diarreas, dolor de estómago, malestar…
  • Alergia aguda: urticaria, picor e incluso shock anafiláctico.
  • Mezcla de ambos.

Por ello, para evitar padecer esta enfermedad gástrica (algo superior en síntomas a un virus del estómago común) debemos llevar a cabo rutinas de consumo como:

  • Cocinar bien cualquier tipo de pescado sea en plancha, sartén u horno.
  • Congelar siempre el pescado que vayamos a ingerir aunque sea fresco. Ten en cuenta que, aunque compres el pescado “fresco” en la pescadería, la mayoría de ellos ya han estado congelados durante el transporte o almacenamiento. Si te gustar visitar las lonjas ahí sí que está 100% recién pescado.

Llevando a cabo estos dos hábitos difícilmente llegaremos a padecer anisakiasis.