Las bajas por trastorno mental se dan más entre el colectivo de los autónomos. Los trabajadores autónomos son los que mayor probabilidad tienen de sufrir una incapacidad laboral de larga duración por trastorno mental. Así lo determina un estudio elaborado por el Servicio de Psiquiatría del Hospital de Bellvitge de L’Hospitalet de Llobregat. Entre las posibles causas, destacan los periodos de estado de poca seguridad en el trabajo.

Este estudio que revela que las bajas por trastorno mental se dan más en los autónomos ha sido elaborado a partir del análisis del comportamiento de 7.112 trabajadores residentes en la provincia de Barcelona y que requirieron una incapacidad laboral temporal por trastorno mental entre los años 2008 y 2012. Este análisis es el mayor realizado en España sobre bajas médicas y salud mental y ha contado con la colaboración de la Universidad de Barcelona y de la mutua laboral Egarsat.

En concreto, los trabajadores autónomos tienen el doble de posibilidades que los asalariados de sufrir una baja laboral de larga duración por trastorno mental. Dentro de este colectivo, la inseguridad laboral producida por disponer de un contrato de trabajo temporal o trabajar en los sectores de la construcción y de las actividades inmobiliarias se asocia a bajas por trastorno mental más prolongadas.

Según el estudio, no hay diferencias significativas entre las bajas de larga y corta duración en cuanto al sexo, pero sí en función de la edad, pues los profesionales con más de 50 años presentan más posibilidades de padecer este tipo de trastornos. En este sentido, los responsables del estudio subrayan que los resultados indican “que las bajas por trastorno mental no se explican solo por motivos médicos”.

En cuanto a los factores estrictamente médicos, los trastornos psicóticos y de la personalidad están relacionados con las bajas largas, mientras que los trastornos de ansiedad se relacionan con las bajas cortas. Aparte de la gravedad del trastorno, hay otros factores demográficos y sociolaborales que también influyen de forma significativa en la duración de la incapacidad temporal.

Según el Hospital de Bellvitge, los datos de la Organización Europea para la Cooperación y el Desarrollo indican que entre el 33 y el 55% de las nuevas solicitudes por incapacidad permanente se formulan con base en un trastorno mental, llegando hasta el 70% en los adultos jóvenes.

Los resultados de este estudio pueden ser fundamentales para prevenir enfermedades en el trabajo, ya que nos permiten arrojar un poco de luz sobre las causas que influyen en el desarrollo de las enfermedades mentales.