Dentro de las enfermedades cardiovasculares, el ataque al corazón es una de las más habituales y una de las principales causas de muerte según la Sociedad Europea de Cardiología.

Por este motivo, dicho organismo quiere concienciar a todas aquellas personas que ya han sufrido un primer ataque al corazón en su vida, de que el cuidado de la salud depende de una serie de hábitos saludables que les harán ganar calidad de vida y evitar un segundo ataque al corazón.

Algo que parece tan obvio no es interiorizado por la población. Según datos arrojados por la Sociedad Europea de Cardiología, un 20% de las personas que ya han sufrido un primer ataque al corazón, sufren un segundo ataque en el primer año posterior. Un dato, sin duda preocupante que indica que algo se está haciendo mal.

Uno de los principales errores es pensar que con la medicación prescrita por un especialista es suficiente para que el problema no se repita. Esto no es cierto. A la correcta medicación hay que añadir hábitos saludables de vida como son:

  • Realizar ejercicio físico: una de las principales excusas para no hacer ejercicio es la falta de tiempo. Lo cierto es que se puede hacer ejercicio incluso en el trabajo. Sólo hace falta voluntad.
  • Seguir una dieta sana y equilibrada: libre de grasas y que aporte todos los nutrientes necesarios.
  • Abandonar hábitos poco saludables como son el tabaco y el alcohol.

Todos los consejos indicados son importantes, aunque los especialistas hacen especial énfasis en el abandono del hábito del tabaco.

Si eliminamos el tabaco de nuestras vidas y hacemos un pequeño esfuerzo por alimentarnos mejor y por eliminar la vida sedentaria, los profesionales de la salud aseguran que se podría evitar el 80% de los ataques cardíacos.

Se sabe que son pocos los pacientes que tras sufrir un ataque al corazón comienzan a cuidarse de la manera adecuada. Muchos, incluso, abandonan la medicación preventiva. Algo difícil de comprender a pesar de todas las advertencias.

El problema es que los avances médicos están ofreciendo tan buenos resultados tras las operaciones quirúrgicas, que los pacientes tienden a pensar que tras pasar por quirófano el riesgo está eliminado del todo.

Desde la Sociedad Europea de Cardiología están trabajando para que el mensaje de la importancia que tiene la actitud del paciente tras un infarto de corazón, llegue de manera contundente a la población, con programas de ayuda e información implantados desde el propio hospital donde son tratados.