Con la llegada del verano, aparecen los problemas  en la piel. Uno de los más conocidos es la “alergia al sol” o también conocida como erupción polimorfa lumínica. Aunque no es una reacción alérgica como tal, los síntomas son muy parecidos, de ahí su nombre.

¿Qué es la alergia al sol?

Se trata de una lesión en la piel, que puede aparecer en forma de pequeños granitos, ronchas o incluso pequeñas ampollas, que se va atenuando conforme pasan las semanas y vuelve a desaparecer cuando finaliza el verano.

Esta reacción alérgica, normalmente, afecta a todas las áreas de la piel pero, fundamentalmente, a las que se exponen al sol con más frecuencia. Si se diagnostica alergia al sol, deberás irrumpir las exposiciones prologadas al sol y proteger la zona.

¿Cuáles son las causas?

Se desconocen exactamente cuáles son las causas de esta “enfermedad”. Sin embargo, está comprobado que se produce cuando hay una exposición a los rayos UVA más prolongada de lo normal.

¿Qué síntomas son los más frecuentes para identificar una alergia al sol?

Normalmente, los síntomas de la alergia al sol pueden tardar en aparecer y pueden pasar desde horas hasta varios días, hasta que se produce la reacción patológica en la piel. Sin embargo, dependiendo de la persona, se pueden presentar de varias formas:

  • Picor o ardor en la cara u en otra zona del cuerpo.
  • Aparición de granitos en la zona que se expuso al sol.
  • Manchas rojas y, a veces, aparición de ampollas.
  • Placas. Aparecen en forma de placas escamosas e inflamadas de entre 1 y 30 centímetros.
  • Alergia ulcerosa. Se caracteriza por la combinación de pápulas y úlceras de tamaños diferentes.

¿Cuánto tiempo dura la erupción polimorfa lumínica?

Se considera que es una enfermedad crónica y es muy probable que vuelva a aparecer año tras año y, por ello, debes tomar precauciones a lo largo del tiempo.

¿Cómo puedes prevenir la erupción polimorfa lumínica?

Para prevenir los síntomas y cuidar tu piel este verano deberás:

  • Evitar la exposición al sol durante horas de máxima intensidad.
  • Usar protecciones solares.
  • Tapar la zona

Por tanto, este verano, toma el sol con precaución y luce siempre una piel sana y bonita. No te saltes ninguna recomendación para tomar el sol y disfrútalo con moderación. Y, recuerda, estés donde estés, no olvides tener el mejor seguro de salud