El 1% de la población española padece intolerancia al gluten, según datos del Ministerio de Salud y Consumo, aunque la prevalencia de esta enfermedad puede ser mucho mayor, dado que un elevado porcentaje de casos permanece sin detectarse.

El gluten es una proteína presente en el trigo y otros cereales como el centeno, la cebada y la avena, que inflama y lesiona la mucosa del intestino delgado en las personas intolerantes, e impide la correcta absorción de los alimentos. "Esto, a su vez, dificulta que el organismo asimile apropiadamente los nutrientes, lo que provoca una malnutrición crónica con una deficiencia de calorías, proteínas, vitaminas y minerales", explica Eduardo González Zorzano, experto médico de Laboratorios Cinfa. El único tratamiento posible es seguir una dieta estricta sin gluten durante toda la vida, pero su puede aprender a convivir con la celiaquía.

Te damos algunos consejos para convivir con la celiaquía:

  1. Evita el autodiagnóstico. No inicies una dieta libre de gluten antes de que los exámenes médicos y la biopsia intestinal hayan confirmado la enfermedad, porque se puede enmascarar o retrasar el diagnóstico.
  2. Sigue una dieta sin gluten, pero rica y variada. Basa tu dieta en alimentos naturales y frescos que no contengan esta proteína, como carnes, pescados, huevos, leche y derivados, frutas, verduras y hortalizas, legumbres y cereales como el maíz o el arroz.
  3. Sé precavido con los alimentos elaborados. Como norma general, debes eliminar de tu dieta los productos a granel, los elaborados artesanalmente, los que no estén etiquetados y no incluyan el listado de ingredientes, y los alimentos envasados, porque en ellos es más difícil garantizar la ausencia de gluten.
  4. Lee las etiquetas de los productos manufacturados. Aproximadamente el 70% de ellos contienen gluten. También resultan muy útiles los símbolos que identifican a los productos libres de gluten.
  5. Mantén una higiene adecuada al cocinar. Debes manipular con precaución los alimentos, lavar y limpiar bien las encimeras, mesas y utensilios de cocina.
  6. Prepara las comidas libres de gluten en primer lugar. Evita freír alimentos sin gluten en aceites donde previamente se hayan frito productos que sí lo contienen.
  7. Consulta los ingredientes y la manipulación de alimentos al comer fuera. Si deseas comer pan, es mejor llevarlo de casa y, para el postre, tomar fruta fresca.
  8. Viajar sí, pero sin riesgos. Cuando viajes, llama con antelación al establecimiento donde te alojarás para explicar tu condición de celíaco. Si te alojas con amigos o familiares, debes explicarles cómo evitar la contaminación cruzada de los alimentos.
  9. Presta atención a los excipientes de los medicamentos. Algunos fármacos pueden utilizar gluten, harinas, almidones u otros derivados en sus excipientes.
  10. Déjate asesorar por los expertos. Un buen nutricionista puede ayudarte a diseñar una dieta equilibrada. También las asociaciones de celíacos pueden asesorarte y resolver tus dudas.

Si padeces intolerancia al gluten o conoces a alguna de ellas, esperamos que encuentres útiles estas pautas para convivir con la celiaquía.