El 80% de las muertes cardiovasculares podrían evitarse con prevención. La hipertensión es una de las enfermedades cardiovasculares más comunes. Consiste en una circulación anormal de la sangre, ya que esta fluye por las arterias con más presión de lo que debería. El mayor peligro de sufrir hipertensión es que pueda provocar un accidente cerebrovascular que podría poner en peligro la vida del paciente.

Prevenir la hipertensión es posible y es algo necesario teniendo en cuenta la elevada cifra de personas que sufren este problema de salud. Y es que la mitad de la población adulta mayor de 60 años padece hipertensión.

En alguna ocasión hemos ofrecido los mejores consejos para controlar la hipertensión, pero lo cierto es que el mejor método para combatirla es evitando su aparición.

Para prevenir la hipertensión hay que atender al origen del problema, a todo aquello que provoca su aparición. En este sentido, existe un factor de riesgo para llegar a padecer esta enfermedad que destaca por encima de otros: poseer hábitos de vida poco saludables:

  • Consumo de sal: consumir demasiada sal puede ser contraproducente y a la larga puede provocar la aparición de la hipertensión. No más de 5 gramos de sal cada día, esa es la recomendación que hace la Organización Mundial de la Salud.

  • Consumo de alcohol: las personas que beben en exceso, aumentan de forma considerable el riesgo de padecer hipertensión. Los expertos recomiendan un vaso de vino al día, pero no más.

  • Tabaquismo: es uno de los principales problemas para la salud a nivel global. Aunque en los últimos años y gracias a las diferentes campañas realizadas por los organismos pertinentes, se ha logrado reducir el número de fumadores, lo cierto es que siguen siendo muchas las personas que tienen este insano hábito. Padecer de hipertensión es uno de los muchos problemas de salud que puede desarrollar una persona fumadora.

  • No seguir una dieta sana: las grasas saturadas y una mal alimentación en general pueden provocar problemas de colesterol, sobrepeso y la aparición de hipertensión. Al seguimiento de una dieta sana se debe unir la práctica de ejercicio. Esta combinación de estos dos hábitos saludables supone uno de los métodos más eficaces para evitar la aparición de hipertensión además de otras enfermedades cardiovasculares y del cáncer.

Proteger tu salud de enfermedades tan peligrosas como la hipertensión es posible y depende, en gran medida, de hacerte responsable de tus hábitos de vida.