La crisis sanitaria que estamos viviendo aunque no lo parezca nos está afectando a nuestra salud mental y emocional. Muchas personas se quejan de la falta de energía, de la apatía e incluso de la ansiedad que están sufriendo desde hace unos meses.

Aunque lo veamos como algo negativo, todo lo que está pasando, tenemos que intentar ver esto como una oportunidad para identificar y afrontar problemas que, de otro modo, podrían persistir mucho después de que el mundo se recupere de la pandemia.

Es muy importante conocer nuestras emociones y saber como sobrellevarlas ya que las emociones nos fortalece y nos prepara para la nueva realidad, sea cual sea. 

Un individuo sano es aquel capaz de aceptar sus sentimientos, de cambiar con los acontecimientos y de expresar aquello que siente sin miedo al rechazo. Por lo tanto podemos afirmar que la inteligencia emocional nunca será tu debilidad, sino un músculo que puedes fortalecer cada día.

 

Sabemos que la inteligencia emocional, lleva su tiempo y, mucha terapia acompañada de meditación para poderla controlar pero, una alimentación sana, rica en vitaminas y proteínas será clave para que nuestro cuerpo empiece a estar sano por dentro para poder estar sano por fuera.

Por eso comer bien, variado y llevar una alimentación rica en nutrientes es fundamental para que el organismo esté fuerte ante la llegada de los meses más fríos en tiempos de COVID-19. Además, hay otro factor que tenemos que tener en cuenta: el exceso de estrés impacta negativamente en nuestra salud física y mental.

 

“Somos pura química”. Grandes cantidades de cortisol y adrenalina desatan una serie de reacciones químicas que crean desequilibrio. Pero, afortunadamente, está demostrado que ciertos alimentos pueden ayudar a nivelar estas sustancias y aumentar la producción de hormonas positivas para el cuerpo.

Además, no podemos olvidar que cuando estamos sometidos a una gran presión, algo que puede estar sucediendo en estos momentos de incertidumbre tan acusada, debilita el sistema inmunológico, y esto hace que seamos más propensos a ponernos enfermos, a la vez que nos expones más fácilmente a estados depresivos o de ansiedad.

 

Y es que la frase “Somos lo que comemos” es completamente cierto, pues la dieta puede ser nuestra aliada. Tenemos que empezar a tomar alimentos antiinflamatorios y ricos en componentes que estimulen y fortalezcan nuestro sistema nervioso e inmunológico.

 

Te proponemos diez alimentos que se convertirán en esenciales si sufres ansiedad.

 

-Aguacate

¡Qué alegría que esta fruta esté de moda! Es tan saludable, y tiene tantos beneficios para el cuerpo humano, que todos los días deberíamos de incluirla en nuestra dieta. Aunque cada vez es más común su uso, pocos saben realmente cuáles son sus propiedades.

Por ejemplo, solo una mitad de un aguacate nos aporta más potasio que un plátano, nos ayuda a bajar la presión arterial de forma natural, contiene vitaminas B y grasas monoinsaturadas necesarias para la salud del cerebro. Podríamos decir que es un alimento top, que no puede faltar en tu día, si quieres controlar la ansiedad y cuidar la salud de tu cerebro.

-Salmón

Este pescado azul es excelente por su aporte de ácidos grasos Omega 3 y su alto contenido de magnesio, un nutriente esencial y natural que ayuda a la relajación del cuerpo. También combate la inflamación y regula el azúcar en la sangre. Por lo tanto, el consumo de salmón ayuda a mantener los niveles de ansiedad y prevenir el aumento de las hormonas del estrés.

-Naranjas

Esta fruta es una potente fuente de vitamina C. Tienen el poder, por sus propiedades nutritivas de reducir el cortisol, también conocido como “la hormona del estrés” y, la presión arterial, reduciendo las respuestas negativas de la ansiedad . Además, nos da un torrente de energía y fuerza a nuestro sistema inmunológico.

-Espárragos

Este alimento, muy conocido en las dietas de adelgazamiento, también es un magnífico nutriente que nos aporta un alto contenido de ácido fólico, lo cual es beneficioso si te sientes un poco deprimido ya que la ansiedad y la depresión están relacionadas con bajos niveles de ácido fólico.

-Chocolate negro

Si te gusta el sabor amargo, el chocolate negro te servirá de ayuda para calmar tu ansiedad. Lo comerás por su sabor, pero también cuando te sientas un poco decaído. Este alimento actúa un poco como las naranjas, ya que reduce el cortisol, calmando la ansiedad y liberando las reacciones químicas a nuestro cerebro haciéndonos sentir mejor.

-Antioxidantes

Diferentes estudios señalan que presentar altos niveles de ansiedad está relacionado con que nuestro cuerpo tenga bajos niveles de antioxidantes. Este problema se puede revertir tomando alimentos ricos en antioxidantes.  Por ejemplo, esta propiedad está presente en alimentos como los frijoles, frutas como las manzanas, ciruelas y cerezas, bayas como las moras, fresas, arándanos y frambuesas, las nueces, verduras como la alcachofas, col rizada, espinacas, remolacha y brócoli y especies como la cúrcuma o el jengibre.

-Yogurt

Tomar un yogur natural cada día regenera la flora intestinal y favorece la producción de serotonina, la hormona que produce el cerebro y que está íntimamente relacionada con la regulación de nuestro estado de ánimo. También es un potente regulador del sueño natural, facilitando la conciliación del sueño al mismo tiempo que controla nuestro estrés y nuestra temperatura corporal.

-Avena

Otro de los alimentos más conocidos por su consumo durante las dieta es la avena. Se trata de un carbohidrato complejo que ayuda a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro. La serotonina es un neurotransmisor responsable de impulsar el estado de ánimo y también la relajación. A pesar de que todos los carbohidratos tienen este efecto (incluidas las golosinas, los refrescos, los dulces o las patatas fritas), la avena, aparte de ser más saludable, tarda más en digerirse y, por tanto, tiene efectos más duraderos.

-Ostras

Sabemos que este marisco no es factible para todos los bolsillos pero, de vez en cuando el consumo de ostras, además de ser un potente afrodisiaco, tiene beneficios para calmar la ansiedad y el estrés. Seis ostras tienen más de la mitad de la dosis diaria recomendada de un mineral muy importante para nuestro organismo, el zinc. De esta manera, el consumo de ostras aumentan la resistencia contra el estrés, combaten el cansancio y aportan energía extra.

-Vino

Donde hay vino hay alegría y menos ansiedad. Un vaso de vino tinto al día ayuda a prevenir la depresión, la ansiedad y el estrés. El vino rosado o tinto, mejora nuestra circulación sanguínea y reduce la presión arterial, entre otros beneficios para la salud. Juega como papel protector contra el estrés del alcohol, especialmente del vino tinto, blanco y en menor medida la cerveza, es un buen motivo para tomar de entre unas copas de vino a la semana para calmar el cuerpo y la mente.