Si el cáncer de mama es una de las enfermedades que más preocupa a la población femenina, el cáncer de próstata ocupa su mismo lugar en la masculina. Aunque quizá, los medios de comunicación y, la sociedad en general, hagan menos ruido sobre él y, por tanto, no nos parezca un problema tan común es todo lo contrario, es muy común.

La prevención, es uno de los factores ESENCIALES para la posterior curación. Hay que palpar y observarse a diario y no podemos dejar para más tarde el ir al médico nada más notemos algo raro. ¡Con la cantidad que personas que conocemos o hemos conocido sufriendo una enfermedad similar! Hay que prevenir, ahora tenemos mucha más información y adelantos que hace décadas, no podemos darlo todo por perdido.

En este sentido, el cáncer de próstata es uno de los más comunes en hombres españoles de mediana edad y, aunque hay casos en los que no produce síntoma alguno, los síntomas más comunes que nos deben hacer saltar las alarmas son:

  • Alteraciones en la función de orinar como: no poder hacerlo, hacerlo de forma demasiado frecuente, sentir dolor o incontinencia en incluso sufrir interrupciones del chorro al orinar.  Nadie te conoce mejor que tú mismo, te darás cuenta rápido de que sucede algo extraño.
  • Dolor frecuente en la parte baja de la espalda.
  • Tener problemas en tu vida sexual que antes no tenías.
  • Expulsar sangre con la orina o el semen.

¡Mucho ojo! A veces, puede tardar meses, e incluso años en manifestarse por lo que es recomendable realizarse revisiones periódicas a partir de los 45 años cumplidos. Tan sencillo como llamar a tu seguro médico y pedir una cita. Mejoras tu conciencia y previenes algo peor, ¡dos en uno!