Ayuda

¿Qué es y qué cubre el seguro obligatorio de Responsabilidad Civil?

También es conocido como el seguro a terceros básico

Descubre todos los detalles del seguro indispensable para poder conducir

La legislación española obliga a que los vehículos a motor dispongan de una póliza de responsabilidad civil que cubra, al menos, los daños ocasionados a terceros, sean personas o bienes, en caso de que se produzca un siniestro. Esta garantía permite responder en el pago de indemnizaciones ocasionadas por un conductor que resulte civilmente responsable ante un hecho derivado de la circulación. De este modo, cualquier seguro de coche que se comercializa en España debe contar, al menos, con la cobertura de responsabilidad civil obligatoria, mientras que el resto de garantías son, en realidad, accesorias, aunque es evidente que todas tienen su importancia, llegado el caso.

Aunque no es obligatorio llevar en el coche un documento que acredite que disponemos de un seguro en vigor (como sí ocurre con el permiso de circulación, el carnet de conducir, la ficha técnica del automóvil, la pegatina que avala haber superado la ITV o la tarjeta de inspección técnica del vehículo), sí que resulta recomendable, sobre todo, si es requerido por un agente de la autoridad. A pesar de que, en la actualidad, cualquier agente puede consultar de manera instantánea si existe realmente una póliza a través del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA), contar con una copia o con un resguardo del pago del seguro permite ahorrar tiempo en el caso de cualquier imprevisto.

De cualquier modo, cabe recordar que, conducir sin un seguro en vigor en España, además de resultar un peligro para los demás y para el propio conductor, puede conllevar una sanción económica de entre 601 y 3.005 euros, pudiendo el vehículo ser inmovilizado y exponiéndose el titular a la retirada del permiso de conducir, junto a potenciales repercusiones de carácter legal.

 

LÍMITES A TENER EN CUENTA

Como se ha visto, la responsabilidad civil obligatoria en un seguro de coche tiene como objetivo principal proteger a terceros de los daños que hayan sufrido por alguna causa relacionada con el vehículo. Es decir, que no incluye los daños propios relacionados con el conductor o con el propio automóvil (para estos casos, existen otras garantías complementarias y opcionales, según cada póliza). De hecho, existen muchos seguros que se comercializan en el mercado que añaden la responsabilidad civil voluntaria o suplementaria, que es un complemento a la obligatoria que aumenta la cuantía de los límites legales fijados, y que, en el caso de los daños materiales, pueden rondar los 15 millones de euros, mientras que para los corporales no suele exceder de los 70 millones.

Muchos de estos seguros llevan el sobrenombre de A Terceros Ampliado, para diferenciarlos de las pólizas más básicas, aunque, también, existen otros tipos que incluyen más garantías, hasta llegar a los que ofrecen el mayor número de coberturas, que son los seguros A Todo Riesgo con o sin Franquicia.

Le legislación establece algunos supuestos que limitan la aplicación de la garantía de responsabilidad civil, como, por ejemplo, que el conductor que ha ocasionado el siniestro se encuentre bajo los efectos de drogas o de alcohol, que no disponga de permiso de conducir, que el accidente tuviera lugar mientras se está cometiendo una

infracción de tráfico, si se ha producido con un vehículo robado o si el otro automóvil implicado estaba ocupado por familiares de hasta tercer grado de afinidad del conductor. En todas estas situaciones, lo más habitual es que entre en juego el Consorcio de Compensación de Seguros, aunque, en una segunda fase, se reclamarán los gastos directamente al conductor que ha resultado culpable, pudiendo llegar a enfrentarse, en los casos más graves, incluso a penas de prisión.

De cualquier modo, es importante que el conductor entienda que, por regla general, desde el mismo momento en que se produce un siniestro en el que él resulta culpable, su póliza se activa, debiendo los implicados, una vez que se han asegurado de que no hay un peligro de salud física para nadie, intercambiar sus datos y rellenar los partes correspondientes para hacer las reclamaciones pertinentes a sus entidades aseguradoras. Lo más habitual es que la compañía recurra entonces a un perito profesional que llevará a cabo una estimación de los daños que sirva para fijar la indemnización final que resulte pertinente.

 

CUÁNDO OPTAR POR UNA PÓLIZA BÁSICA

Existe una gran variedad en la comercialización de seguros de coche en la actualidad, según su precio o su nivel de coberturas. Por ello, antes de decantarse por uno, lo más adecuado es recurrir al asesoramiento profesional y cualificado que brinda, por ejemplo, un mediador de seguros, junto a la utilización de un comparador gratuito online que permita analizar entre diversos productos hasta encontrar el que más se ajuste a las necesidades del conductor. Además, es preciso subrayar que algunas entidades permiten personalizar sus pólizas en base a diferentes criterios, lo que añade un plus extra de complejidad a la hora de decantarse por uno u otro producto.

Sin embargo, también es probable que, a lo largo de la vida útil de un automóvil, el conductor decida variar su seguro. Y es que los coches, con el paso del tiempo, suelen ir devaluando su valor, lo que significa que, cuando se adquiere uno nuevo, pueda ser adecuado contratar una póliza a todo riesgo que cubra el total de los daños pero que, más adelante, se desee prescindir de ciertas coberturas a cambio de obtener una rebaja sustancial en el pago de la póliza. Además, cabe destacar que en el precio final de la prima a pagar influyen distintos aspectos que hay que tener en cuenta, como la edad del tomador, su historial de siniestralidad o la frecuencia en el uso del vehículo.

Otro elemento que tiene gran importancia es la tolerancia o la aversión al riesgo del conductor. Es decir, que, a pesar del coste que implica mantener un seguro a todo riesgo en un vehículo antiguo, hay personas que valoran sobre el resto de cosas sentirse tranquilos en relación a que su póliza responderá por ellos ante cualquier incidencia o siniestro que sufran al volante.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.