Diccionario de seguros

Antigüedad

En el ámbito de los seguros, hablamos de la antigüedad de una póliza para hacer referencia al número de años que determinada póliza lleva contratada en la compañía de seguros. Asociada a esta antigüedad se encuentra la fecha de derechos, que es la fecha en que firmamos el contrato de seguro con la entidad aseguradora en la que nos encontramos. Esta fecha de derechos -la antigüedad- es un concepto que resulta necesario conocer, ya que se aplica en diferentes contratos de seguro.

Así, por ejemplo, en el caso de los seguros de coche la fecha de derechos se establece como la fecha a partir de la cual empieza a contar el número de partes de accidente que un conductor presenta a la compañía, de manera que un conductor que demuestre una antigüedad determinada en la compañía, así como un número bajo de partes de accidente (que se establece en cero en determinadas compañías), tendrá acceso a bonificaciones en la prima que paga, de manera que puede llegar a pagar hasta un 65% menos de lo que pagaba inicialmente por su seguro. 

Asimismo, y hablando en el ámbito de los seguros de salud, la antigüedad se puede convertir en un valor para tener en cuenta a la hora de mantener nuestra póliza de seguro médico con una compañía o plantearse la suscripción de un contrato nuevo con otra compañía. Ya que la edad es también un factor que las entidades aseguradoras tienen en cuenta a la hora de establecer nuestra prima a pagar, el hecho de tener una antigüedad demostrable en la compañía puede resultar una ventaja. 

Sin embargo, es en los seguros de vida en los que la antigüedad de la póliza puede tener mayor relevancia. Y esto ocurre en particular en los seguros en los que se ha elegido el pago de una prima nivelada, es decir, una prima de cuantía constante desde la contratación, y que no se va a ver alterada a medida que se incrementa la edad del asegurado. 

De esta manera, mientras que en un seguro de prima natural dicha prima se puede ir incrementando a medida que aumenta la edad del asegurado, en los seguros de prima nivelada el aumento de la edad puede ir convirtiéndose en una ventaja en comparación con otras compañías de seguros. 

En efecto, si se diera el paso a la contratación del seguro con otra compañía, la nueva compañía aplicará una tasa de acuerdo con la edad actual del asegurado, por lo que se perderá el posible beneficio que dicho asegurado hubiera podido generar por su antigüedad. 

Por supuesto, esto ocurre siempre que hablemos de una prima nivelada cuya cuantía se mantiene constante durante el tiempo en que la póliza se mantenga; en el caso de una prima natural la antigüedad de nuestra póliza no es un factor para tener en cuenta, ya que dicha prima se actualiza a medida que el asegurado cumple más edad.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.