Company Banner

Diccionario de seguros

Evaluación del riesgo

Es el ejercicio mediante el cual se ordenan, analizan, cualifican o cuantifican, los riesgos identificados mediante un criterio pautado y definido, con el fin de entenderlos y poder determinar su posible aparición en un contexto determinado y prever sus consecuencias. Este proceso es fundamental para poder detectar y valorar todos los riesgos que puedan existir con relación a la contratación de cualquier seguro de cualquier tipo, ya sea de hogar, vida, coche, salud, viajes o cualquier otro tipo. El objetivo es, básicamente, poder determinar posibles circunstancias futuras, indefinidas y posibles, que en caso de suceder pueden producir un posible daño a un determinado bien o persona, o provocar un daño económico no deseado. 

Al final, siempre existe la posibilidad, por mucho que nos duela o moleste, de que aparezca un contratiempo o se tenga un accidente, de que algo o alguien pueda sufrir un daño. La vida es, después de todo, lo que nos ocurre mientras hacemos planes. Somos vulnerables. La evaluación de riesgos intenta analizar esa vulnerabilidad, nuestra o del contexto, y analizar el riesgo que dicha vulnerabilidad conlleva. El riesgo, al final, es la causa última del seguro que se contrata, la razón de ser de los seguros. Dar cobertura a los posibles daños, minimizar las posibles pérdidas e indemnizar, en la medida de lo posible, los daños producidos. Y a mayor vulnerabilidad, mayor riesgo; y a mayor riesgo mayor será la prima que hay que pagar. 

Dicha evaluación debe ser llevada a cabo por personal totalmente cualificado para ello, según el ámbito del seguro que se contrata y el riesgo que se analiza. Porque dependiendo del tipo de seguro que se contrata, el riesgo será diferente. Hay riesgos personales (accidentes, enfermedad, fallecimiento), riesgos materiales (por incendio, robo, transporte…) o patrimoniales (responsabilidad civil, crédito, paro…), y para compensar esos riesgos se contratan seguros de hogar, de coche, de salud o de vida, por ejemplo. Un buen asesor de seguros debe entender perfectamente y tener en cuenta esa evaluación de los riesgos para poder aconsejar a su vez al cliente en la toma de decisiones durante el proceso de contratación. 

La evaluación del riesgo debe de ser un proceso obligado previo a la firma de un contrato. Hay diferentes modelos de evaluación de riesgos y podríamos clasificarlos según si consideramos un momento concreto en el tiempo (modelos estáticos) o un período de tiempo determinado (modelos dinámicos). Aunque también hay otras posibles clasificaciones, diferenciando entre modelos deterministas y modelos probabilísticos. El primero analiza los aspectos más importantes de un hecho y postula que las variables del hecho pueden ser conocidas con total certeza. Sus pronósticos son en base al análisis del desarrollo de los acontecimientos bajo una situación concreta y predecible. Los segundos, los modelos probabilísticos, suelen funcionar mejor, básicamente porque casi nunca pueden conocerse todos los parámetros con exactitud. La función de Gauss, por ejemplo, es un modelo probabilístico típico. Asimismo, hay diferentes fases que hay tener en cuenta, como la de definir el alcance del análisis, la identificación de los activos que se van a asegurar y la identificación de las amenazas o posibles riesgos.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento