Diccionario de seguros

Patrimonio

La definición de Patrimonio que nos encontraríamos en cualquier diccionario sería algo parecido a ese conjunto de bienes, derechos, obligaciones y cargas que pertenecen a una persona, a un grupo de personas o a una empresa.

Los elementos que conforman un patrimonio pueden ser considerados como propios, aunque también como heredados. 

Esta definición se ajusta, por supuesto, al ámbito económico, puesto que también se emplea para categorizar ciertos lugares, obras de arte, costumbres… que se consideren de alto valor para la humanidad, siendo este un patrimonio tanto tangible como intangible. Se emplea para ello los conceptos de Patrimonio Cultural, Natural, Construido, Intangible…

Volviendo a su uso a nivel económico, es algo habitual que, tanto la ausencia, así como la abundancia de patrimonio, se utilicen como medidor de la riqueza y bienestar de personas y colectivos. Es frecuente, de hecho, que se tenga tendencia a identificar de forma automática el significado de “patrimonio” con los términos de “riqueza” o “hacienda”, así hablemos de personas o de empresas.

Una vez comprendido el concepto en sí, es momento de poder hablar de los Seguros Patrimoniales. 

Los seguros de patrimonio son los que ofrecen cobertura ante los riesgos que puedan afectar a los bienes del tomador del seguro. Su objetivo es poder indemnizar o cubrir los gastos de reparación al asegurado en caso de sufrir pérdidas económicas derivadas de daños que sufra su patrimonio como consecuencia de un siniestro contemplado en el contrato de seguro.

Los seguros patrimoniales se pueden dividir en dos categorías:   

Seguros de bienes: También conocidos como seguros de “cosas”. Son los que aseguran bienes tangibles (vehículos, casas, locales, etc…). Podemos hablar de varios ejemplos que pertenecen a esta variante:

  • Seguros de hogar: los seguros de hogar se activan por daños patrimoniales, pero suelen abarcar otros tipos de coberturas, es lo que se conoce como póliza multirriesgo. Con ellas se pueden abarcar daños que se causen por incendios, daños por agua, robo, averías… pero también incluyen cobertura de Responsabilidad Civil, por lo que aúnan ambas modalidades de seguro patrimonial.
  • Seguros para negocios o empresas: las empresas pueden contratar seguros que protejan tanto sus emplazamientos físicos -como locales o naves- como la propia mercancía que en ellos se alberga y los beneficios que puedan verse afectados por el cese de la actividad comercial debido a un siniestro. Al igual que en el ejemplo anterior, también es habitual encontrar que cuenten con multitud de riesgos de diversa índole, entre ellos la Responsabilidad Civil.
  • Seguros para Vehículos: los seguros de coche y seguros de moto obligatorios por ley son los que afectan a la Responsabilidad Civil frente a terceros tanto transportados en el vehículo como los que no. De forma adicional, también nos encontramos con que se puede optar por pólizas más completas que también cubran una asistencia en carretera o incluso los propios daños generados al vehículo asegurado como robo, incendio, rotura de las lunas o daños causados al vehículo sin necesidad de que exista un accidente en el que se vean involucradas terceras personas. 

Aparte de los seguros para bienes, existen los seguros de Responsabilidad Civil. En ellos, lo que se protege es al asegurado en caso de que llegue a tener que hacer frente a posibles reclamaciones que tengan su origen en daños que cause a una tercera persona o a sus bienes.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.