Company Banner

Diccionario de seguros

Pecuniario

El significado más sencillo y directo de “pecuniario” es “relativo a dinero en efectivo”.

No es un término utilizado con demasiada frecuencia hoy por hoy; sin embargo, lo cierto es que sí forma parte de nuestro vocabulario desde hace miles de años. Etimológicamente, su origen procede del latín, en concreto de la palabra “pecuniarius”, cuyo significado es igual al citado anteriormente. La palabra “Pecunia” es equivalente a “dinero en efectivo” y el sufijo “-ario” descubre “pertenencia” o” relacionado con”.

Esto nos puede dar una ligera idea de qué tratan y qué cubren los seguros por pérdidas pecuniarias.

Lo habitual es que sean seguros que se contraten para negocios que estén expuestos a imprevistos que puedan variar o, incluso, detener los beneficios que normalmente genera. 

Es un tipo de seguro que puede ser confundido por sus similitudes con un seguro de accidentes, pero lo cierto es que, no tienen nada que ver uno con otro. El seguro de accidentes solo cubre los materiales que se rompan o queden destruidos tras un siniestro mientras que, el seguro pecuniario sólo cubre la pérdida del rendimiento económico que se hubiera conseguido alcanzar en el caso de no producirse el siniestro.  El dinero que se destruya o se deje de ganar bajo alguna de las condiciones especificadas en la póliza se reembolsará una vez que se reclame a la compañía aseguradora y se compruebe que queda cubierto.

Con este tipo de seguro se cubren una serie de incidentes que están relacionados con la pérdida financiera que se puede llegar a sufrir, derivada de un parte que esté contemplada en las condiciones de la póliza. Algunos ejemplos de ello son:

  • La pérdida económica por fraude o malversación de fondos. Hablamos de esta situación cuando se ocasione una pérdida financiera derivada de alguna actividad delictiva dentro del negocio. Por ejemplo, si se da el caso de un empleado desleal que no lleve las cuentas como debería y esto ocasione un perjuicio para la propia empresa.
  • La pérdida de dinero almacenado debida a un accidente o a un robo. Cubre, por ejemplo, si un negocio perdiese el dinero que tenía almacenado en la empresa debido a una catástrofe natural, o en el caso de que se produzca el robo de dinero en efectivo, dentro del local o cuando se está transportando al banco.
  • Por último, la pérdida financiera debido a una interrupción de la actividad comercial o el cierre de la empresa. Para entender bien este último ejemplo debemos ponernos en la siguiente situación: Imaginemos una empresa que sufre una inundación muy grave. Desgraciadamente, tardará bastante tiempo en restaurar todo y, por lo tanto, en poder volver a abrir al público o desarrollar su actividad como lo hace habitualmente. El seguro pecuniario lo que hará en este supuesto será compensar las pérdidas económicas derivadas de cesar la actividad por un siniestro, durante el tiempo y con la cantidad acordada en las condiciones de la póliza.

Si se decide contratar un seguro de estas características, es imprescindible definir los límites asegurados acorde con las cifras reales para que no haya ningún problema ni resulten insuficientes a la hora de declarar un siniestro. También, es necesario informarse de qué coberturas dispone y de cuáles no, así como de sus posibles exclusiones.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento