Hero banner

Ayuda

¿Cuáles son las formas de aseguramiento y criterio de valoración de bienes?

Las diversas maneras de asegurar tus bienes

Te contamos de qué dependen las cuantías a percibir

Cuando hablamos de seguros que protegen contra posibles daños materiales, debemos tener en cuenta que existen distintas formas de asegurar nuestros bienes, y del modo elegido dependerá en gran medida la cuantía a percibir en caso de indemnización, así como los importes a pagar por la prima del seguro.

De manera habitual, uno de los problemas que se genera entre asegurado y aseguradora se da al determinar el valor de los bienes a asegurar, por lo que se suele contratar un perito para realizar este tipo de valoraciones y ofrecer una tasación profesional al respecto. Para poder conocer el valor real de un bien antes de contratar un seguro, y sin la necesidad de contratar un perito para ello, deberás conocer las formas de aseguramiento y criterios de valoración de los bienes empezando por diferenciar los distintos tipos de valores en los que se basan las compañías para conocer el valor de un bien:

  • Valor a nuevo: tal y como dice la misma palabra, la aseguradora pagaría la indemnización al asegurado por el importe económico que vale el bien asegurado nuevo, el mismo día en que se produjo el siniestro, conservando las mismas características e incluyendo cualquier tipo de impuesto (como por ejemplo el IVA). Pueden ocurrir dos cosas: o bien que la aseguradora compre el bien y se lo entregue al asegurado, o que esta pague una indemnización económica, a elección en todo caso del asegurado. Una observación: también se incluyen en la indemnización o sustitución, en el caso de un seguro de coche, aquellos accesorios no de serie, siempre y cuando estuvieran declarados previamente en la póliza.
  • Valor de mercado o valor de reposición: es el valor que tenía el bien en caso de haber sido comprado en el momento previo al siniestro, conservando también las mismas características y contando con su antigüedad, deduciendo de esta manera la posible pérdida de valor. En este tipo de valor también se incluyen, en el caso de un seguro de coche, los accesorios no de serie que estén incluidos previamente en la póliza del seguro.
  • Valor venal o valor real: en el caso de los seguros de vehículos, se trata del valor que tiene el automóvil en caso de ser vendido en el momento justo antes de sufrir un siniestro, conservando como en los anteriores valores las mismas características y contando también su antigüedad (deduciendo la posible pérdida de valor). Por supuesto, se incluyen también los accesorios no de serie que se hubieran declarado previamente y consten en la póliza de seguro. Para comprender mejor este tipo de valor, debemos saber la diferencia existente entre el valor de venta y el valor de compra de un bien, ya que el valor de compra se estima de manera habitual recurriendo al precio del mercado profesional, que puede tener una diferencia de un 20% con respecto al mercado entre particulares, o incluso mayor, dependiendo de muchos factores.
  • Valor venal mejorado: se trata del mismo concepto que el del valor venal, pero con la pequeña diferencia de que la aseguradora pagaría una indemnización mayor por contrato. Algunas aseguradoras “mejoran” el valor venal en un tanto por ciento, otras lo que hacen es aplicar directamente el valor de compra, y algunas otras utilizan distintas fórmulas. Para conocer las condiciones en nuestro caso deberemos consultar las condiciones generales de nuestra póliza.
  • Valor convenido: en este caso, y como su propio nombre indica, se trata del valor resultante convenido entre asegurado y aseguradora. Este “pacto” debería estar reflejado en las condiciones particulares de la póliza, en las que las dos partes contratantes determinan previamente el valor económico por el que se asegura el bien. Este importe sería el de la indemnización que percibiría el asegurado, en cualquier caso, sea cual sea el valor de mercado del bien, su estado, antigüedad, etc. Los casos en los que más se utiliza este valor convenido serían al asegurar arte, joyas de valor, animales de compañía, antigüedades o armas. El único requisito que suelen pedir las aseguradoras es probar la preexistencia del bien, y de manera habitual se pide al asegurado que conserve la factura o ticket de compra, o se guarde una foto del bien asegurado probando su pertenencia.
  • Valor de reparación: este valor se aplica en caso de que el asegurado decida no reparar un bien (generalmente vehículos) y recibir la indemnización que corresponda al importe económico de la reparación que se habría tenido que realizar. En la mayoría de la jurisprudencia al respecto se considera que el asegurado tiene derecho a tomar esta decisión y optar por percibir este importe por parte de la compañía en vez de reparar el vehículo. 
  • Siniestro total: se define como siniestro total cuando la reparación de un bien es mucho mayor que su actual valor, o cuando el bien desaparece por un robo o alguna otra causa. Cuando se asegura un bien, lo que estamos haciendo es asegurar su valor, o sea, una cantidad económica. Lógicamente, lo que una compañía va a indemnizar como máximo será la cuantía de dinero asegurada. Por lo tanto, lo habitual en la mayoría de las compañías será catalogar un bien como siniestro total en el momento que el valor de reparación sea mayor que la suma asegurada, o cuando supere el valor del bien en el instante justo antes del siniestro.
  • También existen otro tipo de valores, quizá algo menos habituales que los anteriores, como por ejemplo el valor histórico ajustado, el valor de realización, el valor técnicamente depreciado, el valor actual de beneficios esperados, el valor a primer riesgo, etc.

No todos los bienes se valoran de igual manera, ya que no todos los bienes actualizan su precio de la misma forma, ni tienen la misma tasa de depreciación. Para los seguros de daños, generalmente seguros de hogar, se suelen separar los bienes en dos conceptos: el continente y el contenido. El continente consiste en la estructura constructiva de un bien (por ejemplo, un vaso), y el contenido es todo lo que se encuentra dentro del continente (el agua que hay dentro del vaso).

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento