Company Banner

Diccionario de seguros

Valor real de venta o venal

La Real Academia de la Lengua Española define venal como el adjetivo que determina que algo es vendible. Según esta definición, valor real de venta o valor venal en un seguro sería el valor que el asegurado en un contrato de seguro debería pagar para volver a comprar la misma cosa y exactamente en las mismas condiciones de uso que tenía el objeto siniestrado antes de la ocurrencia del siniestro. 

La valoración de los daños dentro del contrato del seguro es algo que siempre debe quedar claramente especificado o en las condiciones particulares de la póliza o en las condiciones generales, y así lo salvaguarda la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro. 

La valoración de los daños en caso de que se produzca un siniestro cubierto por la póliza puede ser, principalmente, de tres tipos. Valor real de venta o valor venal (que es el término que nos ocupa), valor de mercado (sería el importe de reposición que supone un objeto por su valor real de venta o valor venal más lo que supondría adecuar ese objeto para la compra de un tercero); y por último estaría el valor de reposición a nuevo (en este caso sería el valor que tiene un objeto de nuestra posesión más lo que supone la inflación que ha supuesto el paso del tiempo, es decir el precio que tiene ese objeto en la actualidad si lo compro otra vez nuevo, sin tener en cuenta la depreciación). 

Según el tipo de seguro de daños que suscribamos al firmar el contrato del seguro, se dará un valor de reposición u otro. Por ejemplo en el seguro de hogar lo más habitual es que el valor de reposición en caso de siniestro sea valor de reposición a nuevo, a excepción de los objetos electrónicos, en los que algunas compañías aseguradoras pueden establecer que si la depreciación supera un porcentaje concreto, en lugar de indemnizar por el valor de reposición a nuevo, lo harán por el valor real de venta. Sin embargo, en el seguro de coche o el seguro de moto la indemnización en caso de siniestro suele ser en la mayoría de los supuestos el valor real de venta o valor venal, o bien el valor de mercado. En estas pólizas el valor de reposición a nuevo se establece sólo en el caso de que el vehículo asegurado se encuentre en el primer año de vida; el resto de los años sucesivos primará el valor real de venta o valor venal. ¿A qué se debe esta diferencia en la valoración de los daños entre los diferentes tipos de seguros? Esta valoración obedece al hecho de que la depreciación que sufre un vehículo desde que sale del concesionario es muy rápida y acentuada; además con cada kilómetro que hacemos al vehículo, se acelera más todavía, e incluso aunque el vehículo no tuviera uso, ya pierde valor por el simple hecho de haber salido de la tienda y este va disminuyendo según va pasando el tiempo.