Ayuda

¿Quién es el tomador de un seguro de Moto?

La legislación española vigente establece que todo propietario de un vehículo a motor que tenga su estacionamiento habitual en España está obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro de Responsabilidad Civil por cada uno de los que sea titular.

No obstante, el propietario de la moto, o de cualquier otro vehículo, quedará relevado de tal obligación cuando el seguro sea concertado por cualquier persona que tenga interés en el aseguramiento. Esta persona deberá expresar el concepto en que contrata.

Por tanto, no es obligatorio que la figura del tomador del seguro y la del propietario de la moto coincidan en la misma persona. No obstante, hay algunas compañías de seguros  que exigen que el propietario del vehículo figure como tomador de la póliza.

En un seguro actúan tres figuras distintas:

  1. El tomador: La titularidad del contrato corresponde al tomador del seguro, y los deberes y obligaciones contractuales recaen sobre él. El tomador es quien firma el seguro y debe cumplir con la obligación principal de pagar la prima para que el riesgo sea cubierto. Pero al tomador también le corresponden los derechos de disposición del contrato, de forma que puede modificarlo o anularlo.
  2. El asegurado: es quien queda cubierto por la póliza. Tiene como derecho esencial cobrar la indemnización, ya que es el asegurado -y no el tomador- el titular del interés asegurado. Si el tomador y el asegurado son personas distintas, las obligaciones y los deberes suelen corresponder al tomador del seguro, excepto en aquellos casos que por su naturaleza deban ser cumplidos por el asegurado, como por ejemplo comunicar a la compañía que puede aparecer un riesgo mayor al contratado inicialmente.
  3. El beneficiario: es designado por el tomador del seguro y tiene el derecho de recibir la prestación acordada en la póliza. El beneficiario tiene la obligación de acreditarse ante la entidad aseguradora ante la ocurrencia de un siniestro para percibir la indemnización contemplada en el seguro.

 

En un seguro de Moto, como en el de Automóvil, el asegurado y el beneficiario suelen coincidir en la misma persona, el conductor del vehículo. Pero el tomador del seguro no tiene por qué coincidir con el asegurado.

En el contrato del seguro, en la póliza, una compañía aseguradora  se obliga a resarcir de un daño o a pagar una indemnización a su cliente (el tomador del seguro) cuando sucede un siniestro cuyas consecuencias quedan verificadas y se trata de riesgos cubiertos por la póliza,  que están descritos en el condicionado de este contrato. A cambio, el cliente abona a la compañía de seguros un precio, que es la prima.

El tomador es quien contrata el seguro y tiene la obligación de abonar el precio del seguro, pero no es necesariamente la persona asegurada en esa póliza. Tomador y asegurado pueden coincidir o no en una póliza.

El tomador es la persona que contrata el seguro y suscribe las condiciones de la póliza. Ese contrato de seguro le obliga a realizar el pago de la prima por las coberturas contratadas.

Además de verse comprometido a pagar la prima, el tomador está también obligado a informar a la compañía de seguros de que se ha producido un siniestro. Además, al firmar el contrato de la póliza se compromete a poner los medios a su alcance para tratar de amortiguar las consecuencias del siniestro.

El tomador tiene derecho a solicitar toda la información que sea necesaria antes de firmar el contrato, ya que es fundamental que el tomador conozca el alcance de las coberturas contratadas, las circunstancias que pueden rodear los siniestros que cubre la póliza y los trámites para solicitar los servicios que ofrece la compañía de seguros.

El tomador, como persona que contrata el seguro, también puede solicitar a la compañía de seguros que realice determinadas modificaciones en la póliza para garantizar la correcta cobertura de los riesgos:

  • Cambios relacionados con las coberturas contratadas
  • Cambios de beneficiarios del Seguro
  • Cambios en los datos relacionados con el cobro de la prima

El tomador del seguro también es quien puede decidir la rescisión del contrato. Y es la persona que tiene la capacidad de informar a la compañía de seguros de los cambios que pueden afectar a la valoración de los riesgos que cubre la póliza. Y por tanto que pueden provocar un abaratamiento del seguro. Por ejemplo, si la moto, en vez de aparcarse en la vía pública, lo hace en un garaje, lo que reduce el riesgo de robo.

Si el tomador contrata el seguro de la Moto en su nombre y por cuenta propia, asume también la condición de asegurado. Y le corresponderán tanto los derechos como obligaciones,

Cuando el asegurado es diferente al tomador

El asegurado es la persona que está bajo la cobertura del seguro de la Moto, y hay que insistir nuevamente, no tiene por qué ser la misma persona que firmó el contrato, que es el tomador.

Una situación muy frecuente es la de unos padres que regalan una moto a su hijo. En el seguro del vehículo, el tomador son los padres, y el asegurado, el hijo, como conductor de la moto.

Existe la posibilidad de que el asegurado no tenga nombre y apellido en la póliza, aunque sea una persona determinada. Es lo que ocurre con las pólizas que contratan empresas para cubrir determinados riesgos de sus clientes. Los clientes son las personas aseguradas, pero en la póliza no figuran los nombres de todos ellos.

Eso sucede en los seguros de Flotas que contratan grandes empresas de transporte, distribución y mensajería, que incluyen en el seguro de cada vehículo como conductores asegurados a los trabajadores de la compañía, sin determinar su nombre.

Entre los derechos de los asegurados, destaca el de conocer que se ha realizado un seguro de su moto. Es más, el asegurado debe dar consentimiento expreso para realizar el seguro.

Además, la persona asegurada no puede ser cualquiera, ya que en los seguros es obligatorio que ésta tenga algún interés en el objeto asegurado.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.