Hero banner

Ayuda

¿Cuál es la duración de un seguro?

Por contrato, las pólizas de seguros tienen un contrato de un año, pero existen muchos que son de menor tiempo, es decir, son de carácter temporal.

¿Qué duración tiene un seguro?

La duración de un seguro es la que establece la póliza del contrato, y en ningún caso puede ser superior a 10 años, aunque la póliza puede pre-establecer la prórroga o prórrogas del contrato por un periodo no superior a un año. La realidad, sin embargo, dicta que en términos generales, la duración de un seguro es anual y se renueva automáticamente al vencimiento, si ninguna de las partes notifica su deseo de no renovarlo previamente y por escrito (con antelación de dos meses si es la entidad aseguradora la que no desea prorrogarlo, y de un mes si es el tomador del seguro), y suele, además, estar fijado al año natural.

Existen varias excepciones: 

  • En el caso de los seguros por enfermedad, siempre son anuales y se renuevan tácitamente al vencimiento si ninguna de las partes ha expresado su deseo en contra de prorrogarlo con los plazos y formas determinados en la póliza.
  • En los seguros de asistencia sanitaria, la duración es indefinida, si bien la renovación funciona igual, con periodicidad anual y renovación tácita. Los seguros de salud suelen establecer periodos de carencia para determinadas coberturas, esto es, un tiempo determinado que tiene que pasar desde la contratación para poder activar el seguro.
  • En los seguros de vida, existen distintas fórmulas: hay pólizas renovables, que funcionan como la mayoría de seguros (periodicidad anual y prórroga tácita al vencimiento); pólizas temporales, en los que la duración del seguro se establece previamente, y una vez llega el vencimiento, no se renueva (por lo que si se quiere continuar con la cobertura, se debería suscribir un nuevo contrato de seguro); y seguros de vida entera, vigentes durante toda la vida del asegurado, siempre que abone la prima. Es importante reseñar que el régimen general no es de aplicación en lo tocante a la oposición a la prórroga por parte de la aseguradora en los casos de seguros de decesos o dependencia, por lo que en estas dos tipologías la oposición a la prórroga solo podrá ejercerla el tomador del seguro. También existen pólizas de vida vinculadas a la suscripción de un crédito hipotecario, cuya duración viene marcada por la de la hipoteca.

 

Seguros temporales

Otra excepción, en este caso con duraciones acotadas habitualmente inferiores a un año, son los seguros de vigencia asociada a un evento concreto, o contextuales, cuya duración es la del evento asegurado.

Un ejemplo son los seguros de asistencia en viaje o los de transporte de mercancías, que acotan su duración al viaje o transporte en sí. Estos seguros temporales son óptimos para actividades estacionales (un ejemplo es el uso de motos de agua en verano o para deportes de aventura), para alquileres (por ejemplo, el seguro de autos asociado al periodo de alquiler) o, incluso, para coberturas ad hoc, como, por ejemplo, un seguro multirriesgo asociado a la escolarización de los hijos en el extranjero.

En el caso del seguro asociado a deportes de aventura, su duración máxima suele ser de un mes. La mayoría de seguros de viaje también establecen duraciones máximas, por lo que habrá que estar al tanto en la póliza, puesto que este tipo de seguros no son prorrogables ni tácita ni explícitamente.

En el seguro de autos, es muy habitual el seguro por días de coche o moto, e incluso seguros que se activan o desactivan a medida, o seguros por kilómetros.

En el caso del seguro automovilístico por días, funcionan para todos los vehículos salvo los autobuses, y son ideales para situaciones en que se vaya a poner a la venta un vehículo o que exista un periodo de caducidad entre una póliza antigua y otra nueva. En cuanto a las coberturas, son muy similares a las habituales en el seguro de autos anual, de hecho es como un seguro a terceros ampliado con la diferencia de la duración del mismo, y cubren habitualmente el territorio nacional y europeo. El máximo, como en el caso de los seguros temporales para deportes de aventura, es de 28 días. No es posible contratar un seguro para días sueltos en una misma póliza, y el máximo de pólizas para un mismo vehículo es de cuatro.

Los seguros de viajes no tienen establecida una duración mínima, pero sí máxima. Muchas veces, estos seguros incorporan coberturas de otras ramas, como vida, salud o, incluso, puntualidad, o pérdida del equipaje, entre otras.

La prima en los seguros temporales suele superar a la de los seguros anuales, y sus coberturas son muy específicas.

 

 

Funcionamiento de las prórrogas

El contrato de seguro debe fijar condiciones y plazos de oposición a la renovación automática o prórroga tácita del seguro tras su vencimiento. Estas condiciones que delimitan la duración del riesgo se consideran “cualificadas”, porque aunque no exige su aceptación concreta por el tomador del seguro, como pasa con las cláusulas “limitativas”, tampoco es suficiente con que sean claras y precisas (como pasa con el resto de las cláusulas llamadas “delimitadoras del riesgo”).

La clave en la renovación es el plazo simétrico o distinto con que cuentan aseguradora y tomador del seguro para notificar su decisión de no prorrogarlo: las aseguradoras tienen que notificarlo dos meses antes del vencimiento, y en cambio, los tomadores solo un mes, de forma que tengan un tiempo de reflexión desde que se produce la notificación obligatoria y previa por parte de la aseguradora con dos meses, de que su seguro será prorrogado tácitamente (es decir, por defecto) cuando venza. Esta antelación debe darse también si la aseguradora introduce cualquier modificación del contrato, de forma que el cliente puede rechazar la renovación por este motivo.

En conclusión, el seguro dura lo que diga la póliza, pero hay límites legales (mínimos y máximos) que conviene tener en cuenta, y derechos de las partes que condicionan, principalmente, las renovaciones anuales pactadas en el contrato entre las partes.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.