Si algo nos está enseñando el 2020 especialmente es que la vida está llena de imprevistos, y no sabemos lo que nos puede pasar mañana. No obstante, si hay algo que nosotros podemos hacer, y es optar por la seguridad de mantener protegidos a nuestra familia y nuestro patrimonio.

En el caso de que nos suceda algo que nos deje incapacitados de forma total o parcial, o que ocurra un fallecimiento no se puede predecir, lo que si podemos estar es preparados de antemano por si algo de esto nos sucediera. Por este motivo es importante conocer lo que ofrecen para estos supuestos los seguros de vida y los seguros de accidentes, y conocer las diferencias entre ellos.

Aunque estos dos seguros suelen tener coberturas comunes, conviene saber que los diferencia exactamente para que sepas que producto te conviene más o si puedes combinar ambos.

Cómo es un seguro de vida y que cubre

Un seguro de vida nos cubre en caso de fallecimiento o invalidez permanente y absoluta, incluso en algunas situaciones de enfermedad grave, como un infarto. La función de este tipo de póliza también es resarcir al propio asegurado o a sus beneficiarios de las consecuencias económicas desfavorables que todo accidente y sus lesiones ocasiona.

El seguro de vida es un contrato por el cual una de las partes (asegurador) se obliga, mediante el cobro de la prima estipulada y pagada por el tomador del seguro, a satisfacer al beneficiario un capital, una renta y otras prestaciones convenidas, en caso de muerte del asegurado, supervivencia o ambos eventos conjuntamente. Además, el seguro de vida cubre el hecho de que el asegurado sufra un accidente corporal.

La prima de este seguro que puedes pagar de manera anual o trimestral, se calcula en función del capital que quieres asegurar, tu estado de salud, profesión, sexo y edad. En función de estos factores, la aseguradora también te puede solicitar que te realices un examen médico previo con el fin de certificar tu estado de salud, aunque en muchos casos bastará con rellenar y firmar un cuestionario.

La cobertura de un seguro de vida te garantiza que las personas que están a tu cargo sigan atendidas en el caso que el titular del seguro fallezca o sufra una invalidez. Cuando estos sucesos ocurren, la vida de la familia también se ve afectada, y gracias a éste tipo de póliza, no estarán desprotegidos ante el futuro gracias a la percepción monetaria que ofrece la aseguradora, siempre dependiendo de las coberturas que se tengan contratadas.

El seguro de vida y la hipoteca

Cuando solicitas una hipoteca, es muy común que desde la entidad bancaria se ofrezcan seguros de vida vinculados a las mismas, incluso hay casos que te los te solicitan tenerlo contratado para concederte la hipoteca, de manera que se garantice el pago de la misma en caso de que fallezcas.

Existen muchos casos de herederos que se han visto en la situación de renunciar a sus herencias o de tener que hacer frente a deudas cuando el fallecido no disponía de un seguro de vida y que esté relacionado con la hipoteca.

Por este motivo, contratar un seguro de vida vinculado a la hipoteca es una de las mejores decisiones que puedes tomar, porque en caso de fallecimiento la compañía se hará cargo del pago de la hipoteca.

Como es el seguro de accidentes

A diferencia del seguro de vida, que cubre el riesgo de fallecimiento e incapacidad permanente por cualquier causa, el seguro de accidentes te cubre en los casos en los que ocurra un accidente, cuyo resultado sea muerte, invalidez total o parcial e incapacidad temporal, dependiendo de las condiciones de la póliza que contrates.

Según la Ley de Contrato de Seguro, accidente es “la lesión corporal que deriva de una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, que produzca incapacidad temporal o permanente o fallecimiento”.

A la hora de elegir un seguro de accidentes te puedes decantar por dos modalidades, y elegir la que más se ajuste a tu bolsillo tus necesidades. El seguro de accidentes global te cubre:

  • Fallecimiento por Accidente
  • Invalidez Permanente Absoluta por Accidente
  • Asistencia en Viaje

Y el seguro de accidentes de devolución te cubre:

  • Fallecimiento por Accidente
  • Invalidez Permanente Absoluta por Accidente
  • Invalidez Permanente Parcial por Accidente según Baremo (hasta ...)
  • Devolución de todas las primas pagadas (descontando los tributos y recargos legales) si en sus 10 años de duración no te ocurre ninguno de los riesgos cubiertos (fallecimiento o invalidez por Accidente).
  • Asistencia en Viaje

Por lo tanto, un seguro de vida te cubre en caso de muerte y/o invalidez por cualquier causa, ya sea en caso de accidente como por enfermedad. Mientras que el seguro de accidentes cubre la muerte o la incapacidad siempre que sea producido por un hecho accidental, por eso los seguros de accidentes normalmente tiene un precio más económico que los seguros de vida.

En lo que se refiere a las primas, también existe alguna diferencia que debes tener en cuenta a la hora de tomar tu decisión. En los seguros de accidentes, la prima no varía con la edad, sexo o salud del asegurado, como en los seguros de vida, pero sí en función del capital que queramos asegurar.

Aunque el seguro de vida y el de accidentes son diferentes, son dos seguros que se complementan perfectamente.