El 85% de los españoles prefiere ahorrar para afrontar los imprevistos en el hogar, según el informe global de ‘Actitud Financiera’ realizado por la consultora Nielsen. Tras los imprevistos y el futuro de los hijos, nuestras prioridades se centran en la compra de la primera vivienda y las pensiones.

En concreto, un 85% de los españoles dedica su dinero o, al menos quiere destinarlo en un futuro, a posibles sorpresas domésticas, mientras que el 73% que ahorra lo hace para tener un colchón ante una posible falta de empleo o reducir el impacto de una caída en sus ingresos habituales.

A tenor de estas cifras, el ciudadano español está más pendiente de cubrir sus necesidades cortoplacistas que en objetivos financieros a largo plazo. Esta situación denota, según el estudio, que “el escenario económico en muchos hogares es aún inestable y que las necesidades del día a día prevalecen sobre otros objetivos económicos menos urgentes”.

En ratios similares se sitúan otras intenciones de ahorro o inversión ante los problemas de salud o el futuro de los hijos, ya que un 73% y un 72% de los españoles consultados, respectivamente, tienen como objetivo estos propósitos. A mayor distancia se encuentra un apartado puramente financiero como es el fondo de pensiones, ya que el 63% de los españoles prefiere ahorrar o invertir para asegurarse un futuro sin agobios tras la jubilación.

Otros objetivos económicos como la compra de artículos de lujo (59%), la adquisición de primera vivienda (54%), una boda (50%) o la financiación de estudios superiores (50%) son valorados como opciones de inversión y ahorro de menor impacto, menos relacionadas también con necesidades inmediatas. En este sentido, el ahorro de los españoles también es menor si se dirige a futuribles como por ejemplo conseguir una segunda residencia (35%), la llegada de un bebé (40%) o montar un negocio (44%).

¿Y cuánto ahorran?

Respecto a cuánto pueden ahorrar o invertir los españoles cada mes para hacer frente a futuros imprevistos, el informe global de Nielsen evidencia cómo el impacto de la crisis económica ha llevado al 57% de los ciudadanos a dedicar menos de un 20% de sus ingresos al ahorro,e incluso a que un 16% sólo destine menos de un 5% de lo que gana mensualmente. En el extremo contrario están el 19% de españoles que reconoce poder ahorrar o invertir la mitad de sus ingresos y destinarlos a alcanzar sus objetivos económicos.