Seguro de vida para una hipoteca con dos titulares

Seguro de vida para una hipoteca con dos titulares Pólizas

¿Eres cotitular de una hipoteca? Entonces, esta información te interesa.

Si has llegado leyendo a este post es porque seguramente eres de esas personas copropietarias de una vivienda hipotecada con alguna entidad bancaria. Pues bien, a lo largo de estas líneas vamos a intentar esclarecer los seguros que necesitas contratar.

Lo primero que debemos saber es que la Ley Hipotecaria se reformó en 2019 y, desde ese momento, sólo hay un seguro que es obligatorio para cualquier persona que contrate una hipoteca con el banco: el seguro de hogar. Ahora bien, que este seguro sea obligatorio no quiere decir que debas contratar con la entidad bancaria con la que tienes la hipoteca. Gracias a la reforma de esta ley, el banco no puede obligarte a contratar con él y mucho menos penalizarte en las condiciones de la hipoteca si no lo haces. Sin embargo, sí podría ofrecerte mejores condiciones en esta, en caso de que decidas finalmente contratar tu seguro con ellos.

Pero ¿qué ocurre con el seguro de vida?

Contratar un seguro de vida para los dos titulares de una hipoteca no es obligatorio, pero sí más que recomendable. 

Debemos distinguir entre dos tipos de seguro de vida. Un seguro de vida normal, en el que el titular decide la cantidad a asegurar y designa a los beneficiarios. En este caso, éstos deciden qué hacer con el dinero recibido en caso de fallecimiento del titular de la póliza. Y un seguro de vida vinculado a una hipoteca en el que el beneficiario es el banco, es decir que, en caso de fallecimiento del titular de la póliza, el banco cobraría el dinero del seguro con el fin de cancelar la hipoteca que el titular tenía. Si el dinero de la póliza fuera mayor que la cantidad de hipoteca en ese momento, el resto se abonaría en la cuenta bancaria correspondiente.

Hasta la reforma de la Ley Hipotecaria muchas entidades bancarias aprovechaban la firma de la hipoteca para obligar de alguna manera a sus clientes a contratar el seguro de vida con ellos, algo que suele resultar en pólizas más caras que si se contratan en una compañía aseguradora directamente. Esta práctica ahora está totalmente prohibida, pero, como hemos dicho anteriormente la entidad bancaria te puede mejorar las condiciones de la hipoteca si firmas el seguro con ellos. Ahora bien, aquí hay que prestar mucha atención a lo que nos ofrecen y hacer números, puesto que, por lo general y a pesar de que el banco bonifique nuestra hipoteca, casi siempre nos saldrá mucho más barato dejar la hipoteca sin bonificar y contratar la póliza de vida en una compañía aseguradora independiente del banco.

Dos titulares de una hipoteca, mejor dos seguros de vida

Pasamos ahora a lo que de verdad nos importa, el objeto del titular de este post. ¿Qué ocurre si somos dos titulares en la hipoteca? Como venimos diciendo a lo largo del post, el seguro de vida en una hipoteca no es obligatorio, pero sí muy recomendable, ya que en caso de fallecimiento del titular los beneficiarios cobrarían la cantidad de dinero asegurada y podrían seguir adelante con sus vidas, sin deudas hipotecarias heredadas, y quizá con algo de dinero extra para poder avanzar en una situación tan dura.

Por ello, cuando una pareja tiene una hipoteca sobre una vivienda y, por lo tanto, son dos titulares, también es recomendable que existan dos seguros de vida, así cualquiera de los dos estaría cubierto en caso de fallecimiento del otro. 

Si se tiene la hipoteca bonificada por tener el seguro de vida contratado con el banco y, por alguna razón, no queremos que deje de ser así, podemos hacer el seguro de vida de uno de los titulares con la entidad bancaria y el del otro contratarlo en una compañía aseguradora que, como hemos dicho, nos ofrecerá mejor precio y, probablemente, coberturas más amplias. 

Entre las ventajas de contratar el seguro de vida con una compañía de seguros está el hecho de que el beneficiario podrá disponer del dinero asegurado como quiera: podrá o no cancelar la hipoteca según le convenga. Además, con una compañía de seguros podemos decidir asegurar una cantidad de dinero mayor que la de la hipoteca con el fin de que al beneficiario le quede una parte de dinero extra para hacer frente a otros posibles gastos o simplemente le sirva como colchón para empezar de nuevo. Por otro lado, hay compañías de seguros que ofertan pólizas en las que se incluyen los gastos derivados del fallecimiento, como tanatorio, enterramiento o cremación.

Como veréis hay varias posibilidades a la hora de contratar un seguro de vida si somos dos los titulares de una hipoteca. Simplemente tendremos que mirar bien las ventajas que nos ofrece el banco y, si los números no nos convencen, acudir a expertos en seguros que nos aconsejarán de la mejor forma atendiendo a nuestras necesidades particulares.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS