Seguro para un local comercial

Los locales comerciales deben tener ciertos seguros que los protejan ante cualquier adversidad. Te contamos qué coberturas son imprescindibles. Pólizas

Tener una protección externa sobre las pertenencias que forman parte de nuestro día a día es el paso principal a la hora de sentirnos tranquilos frente a cualquier suceso que pueda acontecer de forma inesperada. De la misma forma que aseguramos nuestro coche, tenemos un seguro de hogar, aseguramos nuestra propia vida y la economía familiar, no es de extrañar que otro de los seguros más comunes sea el que está destinado a cubrir locales comerciales. 

Para un empresario que sea propietario del local o lo tenga alquilado a una tercera persona, existen una infinidad de riesgos que no se pueden eludir y que podrían repercutir directamente sobre la actividad comercial y los ingresos que se generan. Como este tipo de seguros engloba cualquier uso siempre se debe ser muy meticuloso con las coberturas contratadas dado que, lógicamente, no necesitará el mismo seguro una panadería que un taller de vehículos o que una oficina de turismo, por ejemplo. Hoy te ayudamos a elegir el seguro de comercio que mejor se adapte a tus necesidades para que nada pueda poner límites a tu negocio.

Es importante recalcar que no es posible asegurar locales comerciales a través de El Corte Inglés Seguros.

¿Cómo es el seguro para un local comercial? 

A la hora de buscar seguros para locales comerciales pensarás que, aparentemente, en algunos aspectos es como comparar seguros de hogar. Esto se debe a que se trata en primer lugar de un inmueble, por lo que se asegura su continente y su contenido de forma similar a la que se aseguraría en cualquier otra propiedad que puedas tener. No obstante, estos seguros cuentan con una serie de coberturas opcionales que permitirán tener la protección adecuada a su uso como la pérdida de beneficios o la Responsabilidad Civil adaptada a la actividad desarrollada en él.

Los seguros para locales comerciales, a efectos de continente y contenido, no son obligatorios como puede suceder con el seguro para el vehículo, pero sí son muy recomendables. Si bien es cierto que existen casos en los que es preceptivo, como puede ser si se tiene una vinculación hipotecaria en la que la entidad bancaria lo exige en sus cláusulas o en el caso de tener algunas actividades comerciales, en que sí será obligatorio contar con la cobertura de Responsabilidad Civil frente a los daños que puedas causar a terceros (como por ejemplo en los lugares donde se vaya a servir comida, clínicas sanitarias de todo tipo o despachos jurídicos entre otros).

Para elegir tus coberturas, ten a mano las cuentas del último año para que las cantidades a asegurar se ajusten todo lo posible a la realidad

Por otra parte, no es lo mismo asegurar un local vacío en propiedad que uno con actividad, así como no se asegura igual un local comercial destinado al alquiler que uno en el que sea su mismo propietario quien desarrolle allí una actividad. En el caso de tratarse de un local vacío sin actividad los seguros recomendados son mucho más sencillos dado que en esa situación lo ideal es asegurar el inmueble, el poco mobiliario que tenga -si lo tiene- y la Responsabilidad Civil por si algún siniestro llegara a afectar a otra persona o a alguna construcción cercana. De todas formas, contar con el asesoramiento de expertos a la hora de diseñar el seguro que necesitas siempre te otorgará tranquilidad por lo que, si tienes dudas sobre si tu seguro está bien elegido, consúltalo antes de que suceda algún imprevisto que pueda ser determinante para que tu negocio continúe tal y como ha estado funcionando hasta entonces.

Coberturas que no deben faltar

De la misma forma que pasa con otros seguros, para proteger nuestro local comercial podemos optar por coberturas más esenciales o contar con algunas ampliaciones; muchas de ellas son muy recomendables debido a que de ese negocio puede depender la economía familiar. Los costes que tienen los diferentes seguros de local varían en función de muchas circunstancias, pero principalmente podemos diferenciar las siguientes: 

  • la superficie total en metros del establecimiento
  • las reformas y año de construcción
  • el código postal donde esté ubicado, así como la altura en planta (si es una planta baja o una planta superior)
  • la calidad de construcción
  • la titularidad (inquilino o propietario)
  • la actividad a desarrollar
  • el contenido que se asegure.

Las coberturas que nunca pueden faltar en un seguro de local son:

  • Daños por agua
  • Daños eléctricos
  • Incendio y explosión, así como daños por el humo
  • Robo
  • Actos vandálicos
  • Cristales, mármoles y sanitarios
  • Daños atmosféricos
  • Asistencia 24 horas 
  • Protección jurídica
  • Responsabilidad Civil

Aparte de estas, existe la cobertura de pérdida de beneficios que en algunos casos te permitirá interrumpir tu actividad comercial si tras un siniestro no puedes abrir tu negocio beneficiándote de un ingreso diario en función de lo contratado.

De cara al contenido de un seguro de local comercial se debe diferenciar entre mobiliario fijo (mesas, muebles, decoración, etc.), existencias y mercancías por lo que hacer un balance real de las cantidades podrá marcar la diferencia de cara un hecho inesperado en tu local.

Seguro para local comercial alquilado

Cuando se trata de un local comercial alquilado las cosas cambian ligeramente. Si eres el arrendador el interés principal reside en proteger tu local de los daños causados a la propia construcción ya sea por un siniestro o los daños por robo, así como los daños a terceras personas tal y como ocurre si tienes un seguro para propietarios para una vivienda alquilada. Aun así, si allí tienes mobiliario de tu propiedad también debes asegurarlo tú y dejar en manos de tu inquilino el seguro de sus pertenencias.

Por otra parte, si eres el inquilino, tu prioridad es tu actividad comercial, y si el propietario tiene contratado un seguro en el que cubre el continente puedes no asegurarlo tú, pero lo cierto es que para ello existen ciertas restricciones. En algunas comunidades autónomas es obligatorio hacer un seguro completo a pesar de ser inquilino y, además, siempre es recomendable contar con una cantidad destinada a ello, aunque no sea obligatorio. 

Una buena solución es contratar el continente a primer riesgo y no a valor total. Por el contrario, tanto la Responsabilidad Civil como el contenido que sea de tu propiedad como inquilino debe ser asegurado siempre por ti para estar protegido de la forma más adecuada de acuerdo con tu negocio.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS