¿Hipoteca inversa o plan de pensiones?

Un término que se escucha últimamente. ¿Es esta una nueva forma de ahorrar, o de obtener un dinero para un determinado momento de nuestras vidas? ¿Compensa más que un plan de pensiones? ¿Tienen algo en común? Descúbrelo. Ahorro

El momento de la jubilación es algo con lo que todos en algún momento hemos fantaseado, independientemente de la edad que tengamos. Quizás esto se deba a que recordamos con cierta nostalgia que los familiares de nuestro alrededor que llegaban a esa edad aprovechaban esos momentos para viajar, descansar, apuntarse a algún curso, y en definitiva a realizar todo aquello que el día a día, durante años, no les había permitido. Pero es vital para poder cumplir todos esos sueños que postergamos para ese momento, que económicamente nos lo podamos permitir, ya sea a través de la tranquilidad que otorga el ahorro de un plan de pensiones, o ya sea a través de una hipoteca inversa.

Seguramente, el perfil de ahorrador que tengamos o nuestra situación personal y familiar, o incluso la financiera, determinará que nos decantemos por una hipoteca inversa como opción de futuro o bien por la inversión en productos de ahorro como el plan de pensiones

Con toda seguridad, la mayoría de las personas saben, más o menos, qué es un plan de pensiones. Probablemente no con mucho detalle, a no ser que ya se hayan decidido a invertir parte de sus ahorros en un plan de pensiones. Sin embargo, para muchos ahorradores la hipoteca inversa es todo un misterio. En este artículo te desvelamos todo lo que debes saber de una hipoteca inversa.

¿Qué es una hipoteca inversa?

El primer misterio que debemos resolver es qué es exactamente una hipoteca inversa, aunque el significado de este tipo de hipotecas viene implícito en su propio nombre.

La hipoteca inversa es, ni más ni menos, un tipo de préstamo hipotecario. Su peculiaridad es que, en este caso, el primer requisito que hay que cumplir es que, en caso de querer solicitarla, debemos de tener una casa en propiedad y libre de cargas, es decir nuestra casa ya tiene que estar pagada. ¿Por qué se debe cumplir este requisito? Porque este tipo de hipotecas consisten en que, a cambio de la garantía de nuestra vivienda, la entidad bancaria nos abonará una renta mensual

Otro requisito a cumplir -pero que también va a depender de la entidad bancaria con la que contratemos la hipoteca inversa- es que es un tipo de producto financiero que está dirigido a personas mayores de 65 o 70 años. Y como decíamos, deben tener ya la vivienda en propiedad. En una hipoteca tradicional la hipoteca se nos podrá conceder casi a tantos años como nos falten para cumplir los 70 o 75 años; en la hipoteca inversa, como vemos es al revés. El motivo es que el cliente que suscribe este tipo de hipotecas, no tiene que devolver el capital prestado por la entidad bancaria, sino que serán sus herederos los que harán frente a este coste una vez los clientes de la hipoteca inversa hayan fallecido.

La elección de una hipoteca inversa o de un plan de pensiones va a depender del perfil del inversor y de la anticipación con la que se tome la decisión de ahorrar para la jubilación

La hipoteca inversa puede ser de tres tipos según el producto que contratemos. Puedes ser una hipoteca inversa temporal, vitalicia o bien, de disposición única. Lo que diferencia a unas de otras es la forma en la que vamos a percibir el capital a cambio de hipotecar nuestra vivienda.

La hipoteca inversa temporal

Es en la que el cliente recibe una renta mensual durante el tiempo que se haya estipulado en el contrato de la hipoteca. Hay que recordar, como decíamos, que estamos hipotecando la vivienda, por lo que el total del importe que se reciba al final del contrato será equivalente al valor de tasación de la vivienda a hipotecar. En este caso, el periodo del contrato suele ser inferior al que normalmente tienen los contratos de hipotecas inversas en renta vitalicia, por lo que también la renta a percibir es mayor que la hipoteca inversa vitalicia.

La hipoteca inversa vitalicia

Consiste en recibir un capital mensual mientras vivamos, y en el caso de haber varios titulares, se percibiría hasta que el último de ellos fallezca. Como comentábamos, por este hecho la renta a percibir mensualmente sería menos que en la hipoteca inversa temporal. Además, para garantizar que nunca se dejará de percibir esta renta, se puede contratar un seguro de renta vitalicia, que en el caso de que se llegue al máximo de importe garantizado en la hipoteca, dará cobertura a los contratantes garantizando el capital a percibir, mes a mes, hasta su fallecimiento.

La hipoteca inversa de disposición única

En esta modalidad los titulares de la hipoteca recibirán un único pago equivalente al valor de tasación de la vivienda a hipotecar. 

En ninguno de estos tres tipos de hipotecas inversas los titulares de las mismas pierden el derecho al uso de la vivienda mientras estén vivos, se haya satisfecho o no totalmente el capital garantizado por la hipoteca; serán los herederos, una vez hayan fallecido los titulares de la hipoteca inversa, quienes a cambio de recuperar la casa -si este es su deseo- tendrán que negociar con el banco si satisfacen el importe que la entidad bancaria prestó a los titulares o si por el contrario contratarán una nueva hipoteca “tradicional” con el banco.

Principales diferencias entre la hipoteca inversa y el plan de pensiones

Como decíamos al principio del artículo, la decisión de optar por una alternativa u otra va a depender de nuestro perfil de ahorrador, así como del perfil familiar. 

El plan de pensiones nos permite tener una tranquilidad asegurada, una pequeña hucha que mes a mes podemos ir haciendo crecer con la cantidad que queramos, en función del capital que se quiera percibir cuando cumplamos los 65 años. En la hipoteca inversa, sin embargo, no elijo qué capital me quedará cuando realice el contrato, sino que dependerá del valor de tasación de mi vivienda en el momento en el que lo realice, que puede ser muy por debajo de mis expectativas (o muy por encima). Es un capital no controlable. 

El plan de pensiones supone una desgravación fiscal mientras lo construimos, que se supone que es cuando mayores impuestos generamos debido a las rentas del trabajo. La hipoteca inversa no supone ningún beneficio fiscal

La hipoteca inversa supone una deuda para nuestros herederos, mientras que un plan de pensiones no supone ninguna carga

La hipoteca inversa supone una deuda para nuestros herederos, mientras que un plan de pensiones no supone ninguna carga; en cualquier caso, si fallezco antes de lo previsto, el dinero que no haya consumido del plan de pensiones será para mis herederos. 

Para que el plan de pensiones sea rentable debes contratarlo con cierta previsión, es decir al menos con una previsión de 10 años para que dé tiempo a generar algo de ahorro; en el caso de la hipoteca inversa no tiene que haber previsión: si llegas a la edad de jubilación y no has sido precavido, puede ser una opción para obtener liquidez rápidamente. 

En cualquier caso, quizás la hipoteca inversa puede ser una opción interesante para aquellos clientes interesados en productos de ahorro e inversión a los que no les preocupe dejar deudas a sus herederos, ya sea porque no los tienen o porque sus herederos posean liquidez suficiente como para hacer frente a esta deuda.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS