El blog de los seguros de El Corte Inglés

Consejos para desinfectar la verdura de manera natural

Consejos para desinfectar la verdura de manera natural Seguridad en el hogar

Probablemente ya sabías lo importante que es lavar y limpiar las frutas y verduras incluso antes de la propagación del COVID-19. Pero el coronavirus ha significado que nos tomemos más en serio la desinfección de lo que traemos a casa,  incluidos los productos frescos. Y mientras que un lavado rápido con agua antes nos parecía suficiente, las normas actuales sobre la seguridad alimentaria en el hogar sugieren que, por esta vez y sin que sirva de precedente, más es más cuando se trata de desinfectar frutas y verduras.

 

¿Por qué necesitamos desinfectar frutas y verduras?

 

Estos alimentos atraviesan un largo viaje antes de llegar a las tiendas y supermercados y, en el camino, recogen cosas que no nos gustaría ingerir, como cera, suciedad y pesticidas químicos, o también pueden albergar patógenos que nos causen enfermedades de transmisión alimentaria.

 

El COVID-19 supone otra amenaza en la lista de cosas que podrían estar al acecho en tus frutas y verduras, y pueden venir de las personas que hayan tocado el producto antes de que lo compremos, aunque hay que recordar que los medios de comunicación ya han informado de que actualmente no hay evidencia de transmisión de coronavirus a través de alimentos o envases de alimentos. La necesidad de desinfectar frutas y verduras antes de consumirlas está más bien relacionada principalmente con la cera, la suciedad, los productos químicos y los patógenos antes mencionados, así que en este momento la limpieza de la comida nos brinda más tranquilidad que otra cosa.

Con o sin pandemia, siempre es bueno desinfectar frutas y verduras. Y ciertamente hay algunas cosas que se deben hacer y otras que no cuando hablamos de la forma correcta de llevarlo a cabo.

 

¿Cómo desinfectar frutas y verduras de forma segura?

 

Lávate las manos, antes de nada; no querrás transferir accidentalmente gérmenes de tus manos a tu comida…Sigue la pauta de lavarte las manos con agua y jabón durante 20 segundos, y luego puedes empezar.

 

NO laves los productos hasta justo antes ir a consumirlos. La humedad es un hábitat perfecto para que prosperen las bacterias. Si desinfectamos frutas y verduras antes de estar listos para consumirlas, corremos el riesgo de crear un entorno en el que puedan crecer bacterias que no estaban antes. Estas bacterias no son necesariamente peligrosas, pero pueden acelerar el proceso de deterioro de la comida.

 

Usa SOLO agua fría. Se ha difundido mucha información sobre los métodos de desinfección adecuados en el hogar por el coronavirus.   Es probable que hayas visto recomendaciones de desinfectar frutas y verduras con jabón o enjuagues especiales para productos alimentarios, pero los expertos no están de acuerdo con eso.

Muchas frutas y verduras son porosas, lo que significa que es fácil que algo que se aplica en el exterior se filtre hacia el interior. Si se consumen, los jabones, incluso los suaves, pueden causar malestar estomacal y no están aprobados para su uso en alimentos. En cuanto a los pulverizadores o enjuagues para frutas y verduras, no hay evidencia de que sean más efectivos que el agua para limpiarlas y se han realizado pocas investigaciones sobre su seguridad clínica.

 

¿Lo mejor? Cíñete al agua fría y enjuaga la fruta y verdura a fondo durante al menos 30 segundos antes de consumirla, incluso si planeas pelarla o cocinarla. Evita el agua caliente, que puede proporcionar una vía de entrada para los microorganismos.

 

NO olvides ser minucioso. Ya hemos visto que un lavado con agua fría es todo lo que necesitas para que frutas y verduras sean seguras para comer, pero la técnica es importante.

 

-       Productos con piel tersa o firme: para las frutas con pieles más “firmes” como manzanas, limones y peras, o tubérculos como patatas, zanahorias y nabos, podemos ayudarnos cepillándolas con un cepillo limpio de cerdas suaves para eliminar mejor los residuos de sus poros.

-       Verduras de hoja verde: a las espinacas, la lechuga, las acelgas, los puerros y las verduras como las coles de Bruselas, se les deben eliminar las capas más externas, luego sumergirlas en un recipiente con agua fría, sacudirlas dentro del mismo recipiente, enjuagarlas con agua fresca y escurrirlas.

-       Productos delicados: las bayas, los hongos y otros tipos de productos que tienen más probabilidades de romperse se pueden limpiar con un chorro -con poca presión- de agua constante y una fricción suave con los dedos para quitar la tierra.

 

Si quieres dar un paso más, puedes usar una mezcla de bicarbonato de sodio. Si el agua fría simplemente no te parece suficiente, entonces una maniobra adicional sería un lavado con este compuesto. Un estudio reciente concluyó que un remojo en bicarbonato de sodio era el método más efectivo para eliminar los residuos de pesticidas de las manzanas, incluso en comparación con el blanqueadores tipo la lejía (que, es obligado señalar, nunca debe usarse en alimentos).

 

Para hacer esta solución de bicarbonato, limpia y desinfecta el fregadero de la cocina y luego llénalo con agua fría (si los alimentos son pocos, puedes hacerlo en una fuente más pequeña). A continuación, agrega el bicarbonato de sodio; más o menos una cucharada o cucharada y media debería ser suficiente, aunque puedes añadir algunas más si lo prefieres. Mete las frutas y verduras en el fregadero y déjalas en remojo de 12 a 15 minutos. Seca completamente todos los artículos antes de comerlos; para esto puedes usar papel de cocina o un paño limpio. Los más frágiles se pueden colocar sobre el papel y se pueden secar suavemente ejerciendo una leve presión o enrollarlas en la tela para secarlas sin dañarlos.

 

Si vas a consumir una o dos piezas de fruta, será suficiente con hacer esta operación en un bol con agua y una pizca de bicarbonato.

 

¿Es necesario desinfectar algunas frutas y verduras más que otras?

 

Si no puedes llenar la cesta de la compra con productos orgánicos, vale la pena conocer qué productos tendrían más probabilidades de llevar pesticidas u otros tóxicos en su superficie, para saber cuándo tenemos que hacer hincapié.

Los productos que por sus características o maneras de ser consumidos, son susceptibles de ser desinfectados más “a conciencia” son: fresas, espinacas, col rizada, nectarinas, manzanas, uvas, melocotones, cerezas, peras, tomates, apio o patatas.

Por el contrario, los que por los mismos motivos, suelen necesitar menos desinfección son los aguacates, maíz, piña, cebollas, papaya, guisantes (congelados), berenjenas, espárragos, coliflor, melones, brócoli, champiñones, repollo, melón o kiwi.

 

Aún así, mejor darles a todos los alimentos frescos un buen enjuague de unos 30 segundos con agua fría, que siempre viene bien.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.