Toldo para terraza, ¿lo cubre el seguro?

Los toldos son elementos que sufren las inclemencias del tiempo y están expuestos a roturas, tanto en el tejido como en su armazón. ¿Está cubierto por el seguro de hogar? Seguridad en el Hogar

Con la llegada del buen tiempo todos nos apresuramos a poner a punto los balcones, terrazas y jardines de nuestras casas. Una mesa, unas sillas, plantas y flores, iluminación, una bonita decoración y lo más importante, un buen toldo para la terraza, que nos resguarde del sol y nos permita disfrutar del espacio al aire libre de nuestro hogar.

Con el paso de los años y las inclemencias del tiempo los muebles de jardín se deterioran y, cada año, hay que hacerles un lavado de cara para que luzcan perfectos para el buen tiempo. Un poco de lija y una mano de barniz y como nuevos. El toldo para la terraza, que nos quita el sol y las miradas vecinales indiscretas, cobra en esta época un papel fundamental

Tendremos que extenderlo, ver si el mecanismo funciona con facilidad o si, por el contrario, se encasquilla y deberemos también examinar la tela, comprobar si tiene algún roto, si se ha rasgado o si puede todavía durar un verano más. Pero ¿qué ocurre si el toldo se rompe? ¿Qué opciones tengo para repararlo? Vamos a ver qué soluciones hay cómo el seguro de hogar nos puede ayudar a arreglarlo.

¿Me cubre el seguro el toldo?

Como hemos dicho anteriormente, el toldo para terrazas en esta época de primavera-verano cuando el sol comienza a calentar, tiene un papel protagonista. Pero si lo tenemos roto o averiado, bien el mecanismo, o bien la tela, no nos quedará otro remedio que arreglarlo si queremos disfrutar del buen tiempo al aire libre.

Si nuestro toldo para la terraza se ha roto por el simple desgaste de los años o de la falta de mantenimiento, nuestra única salida será pedir un presupuesto a una empresa especializada para que nos lo arreglen o para cambiarlo por uno nuevo. Los especialistas valorarán el estado de nuestro toldo para comprobar cuáles son los desperfectos y cómo se pueden solucionar. En el caso de que el elemento roto solo sea la tela, nos saldrá más barato cambiar solo ésta que cambiar también el mecanismo o algún otro elemento, como la manivela o el motor si lo tuviera.

Los toldos para terrazas suelen, al igual que otros elementos exteriores de nuestra casa como la antena o el aire acondicionado, estar cubiertos por el seguro de hogar ante las inclemencias del tiempo, pero siempre dentro de unos parámetros mínimos y máximos. Por ejemplo, si ha habido una tormenta con un viento muy fuerte y nuestro toldo ha sufrido daños, nuestra póliza de hogar sólo nos cubrirá los desperfectos del toldo si el viento ha alcanzado una velocidad determinada, que suele rondar entre los 80 km/h. de velocidad mínima y los 120 km/h. de máxima. Esta velocidad la establece cada seguro por lo que es más que recomendable leer bien las condiciones particulares de nuestra póliza para saber a qué atenernos y cuál es esta velocidad para poder reclamar. 

Para comprobar y poder demostrar que en la localidad en la que vivimos el viento ha soplado a la velocidad contemplada en nuestro seguro, debemos acudir a la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Con el dato en la mano podremos llamar a nuestro seguro y dar un parte por la rotura del toldo. En este caso nuestro seguro de hogar cubrirá el toldo para la terraza y, según el daño ocasionado, lo arreglará o lo sustituirá por uno nuevo.

¿Pero qué ocurre si el viento fue más fuerte del máximo que marca mi seguro?

Imaginemos que está comprobado por los datos oficiales de la AEMET que el viento soplaba a 130 km/hora y que mi seguro cubre máximo los 120 km/h. Cuando los fenómenos naturales son de mayor intensidad de lo que estipulan los seguros, no suelen cubrir los daños ocasionados, ya que pasan a ser riesgos extraordinarios. En este caso, la entidad que responde ante las compañías aseguradoras y los asegurados es el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), un organismo al servicio de las aseguradoras que desempeña múltiples funciones, entre ellas, la cobertura de este tipo de riesgos extraordinarios. 

Los cauces para resolver esta situación son los mismos. Una vez que el titular de la póliza haya dado parte a su seguro y se haya comprobado que este no puede hacerse cargo, entra en juego el CCS. Esta entidad resolverá la situación respaldando económicamente a las aseguradoras para que éstas puedan hacer lo mismo con sus asegurados. Es decir, en caso de que la rotura del toldo de la terraza fuera debida a una racha de viento de gran velocidad, el seguro acudirá al CCS y éste cubrirá económicamente los desperfectos causados al asegurado, abonándoselos al seguro y éste a su cliente asegurado.

Por cierto, que el viento no es el único fenómeno atmosférico que contemplan los seguros. La lluvia intensa (normalmente superior a los 40 litros por metro cuadrado y hora) y el granizo o la nieve de cualquier intensidad, son parte de estos riesgos cubiertos por los seguros de hogar. Por lo que, si la rotura del toldo para terraza tiene que ver con fenómenos de estas intensidades, sólo debemos dar parte a nuestro seguro para poder arreglarlo.

Como siempre os recomendamos, lo mejor es acudir a manos expertas, que nos asesoren para poder contar con el mejor seguro de hogar según nuestras necesidades y las de nuestra vivienda. En El Corte Inglés Seguros contamos además con un tarificador, con el que, de un solo vistazo, podrás comprobar la cuantía de la prima de tu póliza.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS