¿Cómo proteger una casa de campo?

Rejas, alarma, un perro, si vives en el campo y quieres proteger tu casa de los intrusos, lo primero que tienes que hacer es contratar un buen seguro. Trucos del Hogar

Una de las peores sensaciones que podemos tener al llegar a nuestra casa es la de notar que la puerta ha podido ser forzada, bien porque la encontremos abierta, bien porque veamos signos de uso de palancas o similar. Ocurre lo mismo si al abrir nos encontramos la casa revuelta, ventanas forzadas o abiertas… mantengamos la calma, en la medida de lo posible, y dos llamadas, para empezar: policía y compañía de seguros con la que tengamos nuestro seguro de hogar.

Pero pese a que hayamos contrastado las mejores compañías, y hayamos llegado a nuestra mejor póliza, hay pasos anteriores que podemos dar para evitar este susto y que te detallamos a continuación. 

¿Cómo proteger una casa en el campo?

Piensa en tu casa de verano como hacían los señores medievales… tu casa debe ser tu castillo. A partir de aquí, pongamos la maquinaria en marcha.

Valla perimetral

Los castillos tenían murallas, para empezar. Plantéate por tanto proteger tu perímetro con una valla de cierta altura. Si además decides electrificar esta valla, estarás reduciendo la posibilidad de un robo por debajo del 1%. 

Cámaras de vigilancia

La instalación de cámaras de vigilancia también se convertirá en un elemento disuasorio para quien pretenda entrar en tu casa de campo. De hecho, la mera colocación del cartel propio de la compañía de seguridad se convierte por sí mismo en un primer aviso para los que examinan la casa con ojos maliciosos. 

Piensa en tener perros

A continuación, nuestra protección la proporcionará un ser vivo. Tener un perro que pueda defender la finca cuando nosotros no estamos es otra de las indicaciones que más podemos recomendar. Además de protección, nuestra mascota nos dará todo su cariño, así que no debemos olvidar tampoco proteger a nuestra mascota con un buen seguro, para que esté a salvo tanto frente a actos violentos como en su día a día. 

Cerramientos adecuados

Revisa también las puertas y ventanas, y valora la necesidad de instalar una puerta blindada o, aún mejor, una puerta acorazada, que ofrece mayor protección. En cuanto a las ventanas, pese a que visualmente pueda no ser lo que más nos guste, la instalación de rejas o de barrotes contribuirá a mejorar la protección de tu casa. 

Sistemas eléctricos

Actualmente se encuentran también valorados los diferentes sistemas eléctricos, como pueden ser las mencionadas cámaras de vigilancia o las alarmas de movimiento. Respecto de las alarmas, puedes optar por las conocidas alarmas sonoras, aunque las más actuales se encuentran ya conectadas a centros de detección que automáticamente dan aviso a la policía cuando detectan la entrada de intrusos. 

Cualquier pequeña mejora puede ser de ayuda a la hora de proteger nuestra casa de campo ante un robo

No olvides que la instalación de algunos de estos elementos, además de protegerte ante un robo, puede abaratar el coste de tu seguro de hogar.

¿Cómo evitar los robos en casas de campo?

Recuerda también que ahora se pueden instalar elementos electrónicos de domótica, que te permitirán el control de diferentes elementos de tu casa desde tu móvil u otros dispositivos. Así, por ejemplo, podremos subir y bajar las persianas desde el móvil, o encender y apagar las luces interiores, de manera que se produzca la sensación de que la casa está habitada. Si no queremos gastar tanto, podemos comprar temporizadores, que programaremos de manera que puedan también dar la apariencia de que en casa hay alguien. 

Es bueno también adquirir ciertas conductas que debemos hacer habituales. Entre ellas, debemos tener la costumbre de no dejar cosas de valor a la vista. No está de más tampoco aprender a no propagar nuestras intenciones a los cuatro vientos… si vamos a irnos de vacaciones y dejar la casa, no es necesario que todo el restaurante lo sepa, escondamos un poco nuestra conversación. Además, si decidimos dejar las persianas subidas a pesar de que vayamos a estar algo de tiempo fuera no estaremos transmitiendo al exterior que la casa está vacía. 

Seguro de hogar para casas de campo

Si a pesar de todo lo anterior llegamos a casa y vemos la puerta abierta, lo primero que hay que hacer es llamar a la policía. Una vez hayan comprobado que los ladrones ya no se encuentran en el interior, es el momento de hacer una lista de todo lo sustraído, así como recopilar las facturas que podamos tener para confirmar el valor de cada cosa. Recuerda incluir en la lista aquellos elementos que hayan sido dañados, ya que el seguro de hogar en su cobertura de robo suele incluir también esos daños. 

Seguidamente, debemos interponer denuncia en la policía, y dar aviso del siniestro a nuestra compañía de seguros. Esta notificación debemos hacerla en los primeros siete días después del siniestro, y a partir de entonces, la compañía dispondrá de 40 días para abonar un importe mínimo de acuerdo con lo demandado, si bien además deberá proceder al peritaje profesional para tener una certificación oficial del importe a abonar según las pérdidas ocasionadas. 

Haber contratado un seguro de hogar con cobertura de robo será la única posibilidad de recuperar de algún modo lo que se nos ha sustraído, así que si aún no tienes un seguro de hogar para tu segunda residencia, no lo dejes para más adelante y comprueba todo lo que puedes proteger en nuestro comparador de seguros de hogar.  Coberturas como la de reconstrucción de jardines, de choque de vehículos y animales, de desembarre y extracción de lodos o robo y hurto en anexos privados son algunas de las que te pueden ser de utilidad cuando hablamos de un buen seguro de hogar para casas de campo.

Eso sí, ten en cuenta también todas las recomendaciones que hemos detallado anteriormente. Recuerda que la mejor protección es la prevención y que detalles tan simples como la apertura de las persianas o esos temporizadores que enciendan y apaguen nuestras luces son formas muy sencillas de disuadir a los posibles ladrones que de vez en cuando merodean por los alrededores de las casas de campo, sean o no segundas residencias.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS