¿Cómo vender mi casa? Estos son los pasos que debes seguir

Si te estás planteando vender tu casa, te detallamos qué debes hacer para que todo vaya sobre ruedas. Trucos Hogar

Poner tu vivienda en el mercado inmobiliario no es una tarea fácil: es un proceso que en la mayoría de las ocasiones se alarga más de lo que queremos, llegando incluso a frustrarnos por no lograr vender o alquilar el inmueble. Cada momento es mejor o peor para vender según qué propiedad, como hemos visto a raíz de la pandemia del coronavirus, en que todo el mundo quiso de pronto vivir en las afueras o tener un balcón donde salir un rato cada día, lo que viene dado, en mayor o menor medida, por ese sentimiento de “previsión” que tenemos las personas, no sea que esto del confinamiento más estricto se repita alguna vez más.  Por esta razón, en este momento será más fácil vender una propiedad a las afueras que en el centro de una ciudad. A la difícil situación que estamos viviendo de crisis que hace más costosa su venta, se le suma el contenido sentimental que puede tener una pareja, familia o persona que haya vivido en ese lugar. 

Sin embargo, lo que parece cierto es que cada inmueble tiene su público. Los más jóvenes preferirán vivir en un barrio céntrico donde tengan todo a mano y puedan quizá desplazarse caminando, una vez que creas una familia, intentas encontrar un trocito de jardín o una casa en las afueras donde haya muchas zonas verdes y menos polución y cuando ya tus hijos vuelan del nido, puede que quieras volver a la ciudad, para poder, de nuevo, acercarte a la mayoría de los lugares de tu día a día caminando y no coger tanto el coche.

Vender tu casa puede parecer difícil en ocasiones, pero hay algunos trucos que puedes poner en práctica para allanar el terreno.

Luego está el tema sentimental: aunque te vayas a vivir a otro sitio y hayas tomado esa decisión con alegría, un poco de ti siempre se quedará en esa casa a la que volverás a menudo en forma de recuerdo, así que es normal que intentes que el que fue tu hogar caiga en buenas manos. Debes saber que la primera impresión que se lleven los que pueden ser los futuros dueños es importantísima, ya que, entre otras, de ella dependerá su decisión de comprar tu casa.

¿Qué puede ayudar a que nuestra casa agrade a la vista?

Aunque parezca una banalidad, contar con un buen seguro de hogar es un punto a favor a la hora de tener la casa en perfecto estado de revista. Si no lo tenemos cabría la posibilidad de que, si sufrimos una avería que causa daños y tenemos que pagarla de nuestro bolsillo, se repare lo imprescindible, pero dejásemos para más adelante el tema de los daños colaterales…. En cambio, si es el seguro quien se hace cargo de la reparación, quedará todo como estaba antes de ese siniestro. Ahora que estás pensando en vender tu casa, quizá sea buen momento para comparar seguros de hogar si quieres hacerte uno para tu nuevo hogar.

Existen trucos y técnicas relacionados con el marketing visual para realzar el aspecto de tu casa y hacerla más atractiva, pero no te asustes: no estamos hablando de obras ni reformas. Las normas básicas consisten en limpiar, organizar, reparar, despejar y despersonalizar el espacio, de manera que al cliente le entre por los ojos.  

Vamos a darte unos cuantos trucos para lograrlo, ¡toma nota y ponlos en práctica!

Pon tu casa a punto

Lo primero y más importante es decidir si vas a vender de forma particular o si te vas a decantar por contratar unos servicios inmobiliarios.

Si vas a ser tú quien se encargue de la venta tendrás que hacer una investigación de campo para asignar el precio de venta. Debes saber que la ubicación de la vivienda en un determinado barrio determina el precio del metro cuadrado, pero que este precio se puede matizar con las mejoras y reformas recientes que revaloricen la vivienda.

Si de verdad quieres vender, hay ciertos detalles que debes considerar para que la venta tenga un final de cuento. Y es que no solamente basta con hacer una limpieza a fondo y dar un lavado de cara a la vivienda para que parezca una casa de ensueño, sino que hay otros factores que afectan para que una casa se venda rápidamente y muchas veces se pasan por alto.

Y es que, a pesar de ser un factor muy importante, son muchos los vendedores que dudan a la hora de hacer mejoras antes de poner el piso en venta. Lógicamente la mayoría prefiere no hacer reformas para evitarse el gasto sin pararse a pensar que ese dinero es una pequeña inversión para que la casa se venda más rápido y si hay suerte, a mejor precio (para ti).

Por tanto, por muy bien que esté el inmueble, debes revisar la vivienda con ojo crítico y hacer una lista de desperfectos a reparar. Aunque no emprendas una gran reforma, siempre te convendrá reparar pequeñas grietas o manchas de humedad, por ejemplo.

Trucos para que tu casa se venda rápidamente

Pide ayuda a un profesional si lo necesitas

Tienes que tener en cuenta los gastos que conlleva una venta: plusvalía, el IRPF, gastos notariales o gastos de hipoteca, son algunas de las cantidades que deberás valorar. Si no eres un as de las finanzas, lo más recomendable es que acudas a un especialista inmobiliario para que te ofrezca el asesoramiento adecuado y sepas, a ciencia cierta, el total que deberás desembolsar, para ver si puedes ponerle el precio que pensabas o debes modificarlo en algún sentido.

Busca el precio justo del inmueble

También hay que valorar el precio que quieres poner a la vivienda, ya que no puede ser una cantidad al azar. En este sentido, para determinar el precio de la casa que vas a vender debes tener en cuenta variables como su ubicación, el estado en que se encuentra la vivienda (y el edificio), la tipología a la que pertenece y el número de habitaciones, así como la tendencia que marque en ese momento el sector inmobiliario.

Ten una organización clara y cuida a las visitas

Lleva una agenda para no despistarte o llegar tarde a enseñar la casa y durante las visitas de los posibles compradores, estaría bien que te quedases en un segundo plano y cedieras el protagonismo a los futuros propietarios. También deberás mostrarte atento en todo momento y resolver cualquier duda o pregunta que tengan sobre la vivienda.

La documentación del inmueble

Ten preparada toda la documentación correspondiente de la vivienda para enseñarla a los futuros dueños en caso de que te la requirieran. Asimismo, debes estar al corriente de los pagos de los impuestos y la comunidad para evitar ningún tipo de desconfianza.

¿Qué deberías tener preparado?

  • Documento Nacional de Identidad (DNI) en vigor del propietario (o los propietarios) del inmueble.
  • La nota simple del registro de la propiedad. Este documento es importante porque certifica quienes poseen la titularidad de la propiedad; y prueba las cargas que pesan sobre el inmueble, por ejemplo, hipotecas o embargos.
  • Fotocopia del documento de compraventa anterior del inmueble.
  • Tasación de la vivienda. Para esto puedes aprovechar los servicios web que ya ofrecen diferentes portales inmobiliarios.
  • El último recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles.
  • Un certificado de solvencia para con la comunidad de propietarios, que demuestre que no arrastras deudas con la comunidad de vecinos.
  • La cédula de habitabilidad y un certificado energético.
  • Los planos de la vivienda.
  • Los estatutos de la comunidad de propietarios.

Tienes que estar abierto a las posibles negociaciones

Es muy probable que los futuros compradores que visiten la casa que quieres vender intenten negociar el precio. Por ello, es importante que sepas entender sus peticiones y dejes la puerta abierta a posibles negociaciones. No es muy oportuno que te niegues a reconsiderar la oferta de manera tajante, porque el futuro comprador dejará de mostrar interés en tu casa. Ten en cuenta que actualmente hay mucha competencia.

¿Qué puedo hacer en cada estancia?

Siempre puedes darle un pequeño toque a cada una de ellas, de modo que el paseo que se den los interesados y potenciales compradores termine con una buena sensación y que se queden con las ganas de volver a entrar en esa casa.

Cocina

Despeja las encimeras guardando los electrodomésticos pequeños en armarios para dar sensación de orden y espacio. También puedes optar por darle un toque de color colocando algún cuadro o eligiendo textiles de cocina llamativos, pero no te pases. Un truco que algunos recomiendan es cocinar horas antes algún dulce con un olor especialmente agradable… las casas también se venden por el olfato.

Sala de estar

Esta zona es ideal para practicar a despersonalizar el espacio. Es evidente que la decoración que a ti te gusta puede resultar horrible a otra persona, así que trata de utilizar elementos neutros, sin sobrecargar la estancia para que los visitantes puedan imaginarse sus propios muebles, cuadros, sillones, sofás…

Dormitorio

De nuevo, te recomendamos retocar un poco la decoración si esta no es neutra. Opta por colores claros y, si quieres, aporta color con textiles o elementos pequeños. La ropa de cama llama poderosamente la atención, así que esmérate en colocarla perfectamente, o si no te convences, piensa en lo primero que miran tus ojos cuando entras en una habitación de hotel.

Baño

Es esencial que esté perfectamente limpio: frota a conciencia cualquier mancha de paredes, espejos y suelos. Te recomendamos también que quites de la vista los productos personales de aseo. Acompaña con toallas blancas o de tonos claros, ¡verás que cambio!

Si sigues estos trucos, caben muchas posibilidades de que la venta de tu casa sea coser y cantar. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS