¿Pensando en comprar un congelador? ¡Asegúralo!

Tener un congelador en casa te permite conservar una mayor cantidad de alimentos y organizar mejor tu compra. Trucos del Hogar

En algún momento, cuando hemos terminado de hacer la compra y nos acercamos a la caja, puede que se nos venga a la cabeza la posibilidad de salir a hacer la compra menos veces, de no tener que perder tanto tiempo haciendo cola un día sí, el otro también… pero ¿cómo podríamos lograr no salir tantos días a hacer la compra? La respuesta nos la da la cantidad de comida que podamos almacenar en casa, y para calcular esa cantidad, dependemos de los electrodomésticos de los que dispongamos en casa y, en particular en este caso, de nuestros congeladores.

Así que una vez tomada la decisión de que necesitamos un congelador mayor del que tenemos, aún tendremos que ver algún modelo y tratar de decidir cuál es el que mejor se adecúa a nuestra casa. Más adelante te ayudaremos con esto también, pero ahora, pensemos que después de tanto pensar y de tanta decisión tomada, qué pasaría si una subida de tensión accidental pusiera fin al aparato que tanto nos costó encontrar. Perdamos el miedo: nuestros expertos serán tu mejor ayuda para contratar el Superseguro Gran Electrodoméstico El Corte Inglés.

Asegura tu congelador en El Corte Inglés Seguros

Contratando el Superseguro Gran Electrodoméstico El Corte Inglés estarás contratando un seguro que protegerá tu congelador recién comprado frente a esas subidas de tensión que se dan de forma accidental cuando menos te lo esperas. Aunque, por supuesto, su cobertura no se limita a estos accidentes; este seguro protegerá tu aparato también frente a golpes accidentales, una situación que puede producirse en su traslado de un punto a otro de la casa, así como frente al derrame de un líquido que pudiera ocasionar una avería. 

Aún más, este seguro cuenta con protección frente a esa avería interna que no ha quedado protegida por la garantía del fabricante y que, de repente, obliga a consumir lo que teníamos congelado antes de tener que tirarlo. Tampoco tendrás que preocuparte de si tu vehículo tiene la capacidad suficiente como para poder cargar un electrodoméstico de este tamaño si necesitas llevarlo a reparar. El Superseguro Gran Electrodoméstico El Corte Inglés será el encargado de recoger tu congelador y llevarlo a su punto de arreglo, así como de devolver el aparato una vez arreglado a tu domicilio.

Ahorra conservando tu comida en un congelador y protégelo con el Superseguro Gran Electrodoméstico El Corte Inglés

Y aún cuentas con una ventaja más: este es un seguro gratuito durante los tres primeros meses. Cuando en el momento de la compra contrates este seguro, habrás contratado una protección gratuita para tu electrodoméstico ese primer trimestre, y después podrás mantener la cobertura de tu seguro hasta el final de la vigencia de la póliza, es decir, hasta que se cumplan cuatro años desde su compra. 

¿A qué temperatura debe estar el congelador? 

Los congeladores, junto con los frigoríficos, son electrodomésticos que tienen que estar encendidos en todo momento, al objeto de mantener los alimentos que hemos comprado. Sin embargo, es cierto que en la mayoría de estos electrodomésticos tenemos la posibilidad de seleccionar la temperatura a la que queremos que se mantenga nuestra comida. 

Así, es importante saber que los distintos alimentos requieren de diferentes máximos de frío en los congeladores. Aquellos con mucha agua, como, por ejemplo, las frutas, alcanzan la congelación a -12˚, por lo que no será necesario superar este frío si solo mantenemos frutas en nuestro congelador. La temperatura debe bajar hasta -18˚ para la carne, mientras que los pescados, debido a la posible presencia de anisakis, deben almacenarse al menos durante las primeras 24 horas a -20˚. 

De manera general, los fabricantes indican que el congelador debe mantenerse a una temperatura de -18˚, y tratar de tener los alimentos que vamos a consumir al menos cinco días en el congelador. De esta manera, se elimina el riesgo de que determinados parásitos que puedan contener las piezas de pescado o de carne que guardemos puedan suponer un riesgo a la salud, al tiempo que mantenemos el consumo energético en un nivel aceptable.

Combi, horizontal, o vertical, ¿cuál elijo?

La primera decisión que tendremos que tomar respecto al tipo de congelador que preferimos en casa es la elección de si será un congelador incluido a nuestra nevera (normalmente se encuentran encima o debajo de la parte dedicada exclusivamente al frigorífico en lo que se conoce generalmente como frigorífico combi), o de si contamos con espacio suficiente como para albergar un congelador independiente de nuestra nevera. Lo cierto es que, si estamos inmersos en la búsqueda de un congelador, lo más probable es que se nos haya quedado pequeño aquel que viene con nuestra nevera. Pero entonces, ¿congelador horizontal o vertical?

La respuesta a esta pregunta depende principalmente del espacio que contemos en nuestra cocina. Los congeladores verticales pueden situarse al lado de nuestra nevera, y de esa manera estaremos ahorrando espacio; ahora bien, es cierto que estos congeladores suelen tener menos capacidad que los horizontales, debido a que cuentan con cajones y baldas que limitan de alguna forma el espacio. Por otra parte, su limpieza es más sencilla que la de un congelador horizontal o arcón, como también se les conoce.

Por su parte, los congeladores horizontales cuentan con más espacio para albergar los alimentos y su funcionamiento es más sencillo, por lo que el consumo energético es menor que el de los congeladores verticales. Ahora bien, sin ninguna duda necesitan de más espacio en la cocina si no puedes colocarlos en el trastero o un garaje, y es cierto que la colocación de los alimentos es más complicada, ya que no cuentan con cajones o con estantes donde almacenar la comida. 

Consejos para mantener tu congelador

No queremos terminar este artículo sin dejarte unos consejos que te ayudarán a mantener tanto la comida como tu congelador en un estado perfecto: 

  1. No guardes nunca comida caliente. Debes esperar a que la comida alcance al menos la temperatura ambiente antes de meterla en el congelador. De otro modo, la temperatura interna del congelador subirá, ocasionando un gasto extra de energía. 
  2. No dejes la puerta abierta mucho tiempo. Igual que la comida caliente, la exposición a la temperatura exterior podría ocasionar también ese gasto de energía extra, al desequilibrarse la temperatura interior.
  3. Mantén tu congelador organizado y limpio. No debemos saturar el congelador, o provocar la aparición de bacterias o partículas que pudieran estropear la comida que conservamos en él. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS