Consejos para comprar una vivienda sobre plano: no te olvides del seguro

Hace mucha ilusión imaginar cómo será la casa que estamos comprando sobre plano una vez esté levantada, por mucha imagen 3D que nos enseñen... te damos algunas pautas para que la compra te salga redonda. Trucos Hogar

La adquisición de una vivienda sobre plano consiste en comprar un inmueble que está en proceso de edificación. Una casa de obra nueva es una vivienda cuyo comprador es la primera persona que vive allí desde su construcción. Ya sea un terreno que se compra para construir una casa a medida, comprar una vivienda edificada al criterio de la promotora o elegir sobre plano entre varios modelos de vivienda y personalizar o no su diseño.

Al comprar una casa sobre plano, el único seguro obligatorio es el seguro decenal, que recae sobre el promotor y también asegura al comprador ante posibles defectos graves de construcción. Una vez construida la vivienda lo más recomendable es contar con un seguro de hogar que ofrezca protección ante los imprevistos que puedan aparecer.

Al comprar una vivienda sobre plano estás adquiriendo una casa que está en construcción o no se ha empezado aún a construir

Una herramienta útil de búsqueda es el comparador de seguros de hogar de El Corte Inglés que ponemos a tu disposición para encontrar la póliza que más se adapte a tus necesidades. Por ejemplo, con la póliza de seguros Hogaralia 3.0 de Pelayo dispondrás de amplias coberturas por posibles daños en la vivienda o en su contenido, además de otras como protección jurídica, asistencia 24h, servicio manitas y mucho más.

Consejos para comprar una vivienda sobre plano

Hay cosas que debemos tener en cuenta o conocer a la hora de comprar nuestra casa sobre plano. Te contamos alguna de ellas.

Personalizar el diseño

Existen varias formas de personalizar tu futuro hogar, si te dan esa opción a la hora de comprar tu vivienda, ya que no todas las comercializadoras lo hacen. Cuando la estructura ha sido construida en su mayoría, se pueden personalizar los acabados (suelos, encimeras, pintura). También cabe la opción de personalizarla al completo y decidir todos los detalles del diseño. Antes de tomar cualquier decisión, debes tener en cuenta los gastos que esto conlleva y qué es lo que está incluido en el contrato, ya que algunos materiales pueden tener un coste adicional.

Calcular los tiempos de construcción

Al comprar una vivienda sobre plano estás adquiriendo una vivienda en construcción, por lo que la entrega del inmueble dependerá de distintos factores como la climatología, demoras de proveedores, etc. y es que la construcción puede durar mínimo 1 año, dependiendo del momento en que formalices tu contrato de compra.  Lo mejor es elegir la opción de construcción que más se adapte a tus necesidades y preferencias del momento.

Buen equipo de asesoramiento

Busca un equipo de asesores que se preocupe por tus intereses y te acompañe en todo este proceso. La persona ideal para ayudarte en estos casos es un agente inmobiliario, ya que se encarga de buscar y solicitar las mejores opciones hipotecarias y encontrar la constructora que más se ajuste a tus prioridades.

Elige un constructor que te genere confianza

No te conformes con lo primero que veas, busca referencias sobre la promotora que se encarga de esta promoción de viviendas y comprueba que sus características se ajustan a tus preferencias. Busca asociaciones de constructores de vivienda en el área que te gustaría tener tu hogar, para encontrar alguna promoción de pisos de obra nueva en la zona que te interesa.

Elabora un presupuesto

Es recomendable contar con un presupuesto amplio para hacer frente a todos los gastos relacionados con la compra de una casa. No debes contar solo con el pago de la vivienda, seguramente tendrás más gastos adicionales al realizar los acabados del inmueble, si eliges diferentes puertas, ventanas, suelos, muebles y todos aquellos materiales que no estén incluidos en el contrato, por eso es importante informarse bien sobre los sobre costes adicionales que pueden aparecer.

Garantía de la vivienda

Al comprar una casa de obra nueva tienes derecho a disponer de una garantía, ya que se trata de una adquisición nueva de alto valor económico.

Es muy importante saber qué está incluido en la garantía y que no

Las viviendas de obra nueva ofrecen una cobertura limitada de mano de obra y de los materiales usados en la construcción del inmueble. Por ejemplo, los revestimientos, las puertas y molduras tienen generalmente 1 año de garantía; los sistemas de ventilación tienen garantía de 2 años; los defectos estructurales pueden tener una garantía de 10 años.

Inspecciones correspondientes

Al construir una casa es necesario pasar por varias inspecciones para certificar que la vivienda es segura. Comprueba que el contrato incluya una contingencia de inspecciones de vivienda.

La primera se realiza antes de cerrar las paredes, ya que es más sencillo solucionar cualquier problema que pueda surgir relacionado con la fontanería o la electricidad.

Otra inspección se realiza al finalizar la obra, antes de que el comprador adquiera definitivamente la casa.

Reunir toda la información necesaria

Es importante tener toda la información y exigir que en el contrato quede reflejado todo.

En el contrato deberá aparecer la documentación relacionada con la obra (cédula de habitabilidad, certificado de final de obra, licencia de primera ocupación, seguro decenal y garantía obligatoria).

Además, en el contrato debe estar reflejado en precio final y la forma de pago, todos los datos y planos de la vivienda (distribución, red eléctrica, climatización), instrucciones de uso de las instalaciones, instrucciones de evacuación en caso de emergencia y la memoria de calidades para emplazamientos térmicos y acústicos.

¿Qué es un seguro decenal?

El seguro Decenal ofrece protección al promotor inmobiliario y a los propietarios de la vivienda. Es una póliza que da cobertura por 10 años y garantiza que los propietarios sean compensados por los daños materiales que sufra el inmueble, causados en la construcción o que afecten a elementos estructurales, siempre que estos deterioros comprometan la solidez y la estabilidad de la vivienda.

La empresa promotora es la que necesita contratar un seguro obligatorio de esta garantía. Los promotores contratan a ingenieros y arquitectos para que supervisen el proyecto y elaboran un informe de calidad de construcción, así la aseguradora puede saber el estado del inmueble. Sin este seguro, la vivienda no se podrá inscribir en el Registro de la Propiedad.

Hay una serie de plazos para reclamar al promotor:

  • Diez años: para daños estructurales del inmueble y en la cimentación (vigas, soportes, forjados, etc).
  • Tres años: para los daños de los elementos constructivos (ventanas, suelos, techos) y también de las instalaciones que no cumplan con los requisitos de habitabilidad (malos olores, humedades, mal aislamiento, etc.
  • Un año: para los defectos en los acabados de obra (tarimas levantadas, puertas mal puestas, grifos que gotean, etc).

El seguro decenal ofrece cobertura básica de garantía en caso de que los daños sean estructurales. Además, se podría alargar su duración y ampliar sus coberturas.

En sus coberturas no incluye los daños en el interior y a bienes del propietario o de terceros, los daños por reformas hechas después de su compra, los daños por mal uso y mal mantenimiento o los daños por incendio.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS