Reparación de la lavadora: ¿y si tuvieras un seguro?

No sabemos lo que necesitamos nuestra lavadora hasta el día que nos da problemas... el seguro puede echarnos una mano si esto ocurre. Trucos del Hogar

La lavadora, este imprescindible electrodoméstico que todos tenemos en casa para dejar nuestra ropa como nueva, no suele averiarse con facilidad, pero llegado el día en el que se estropea, nos damos cuenta de su verdadera importancia. 

Existen muchos tipos de lavadoras, unas más tecnológicas y otras más básicas. Dependiendo de nuestras necesidades y del tipo de ropa que lavemos de forma habitual, deberemos elegir una más económica (y más sencilla) o una más avanzada, ya que esta última dispondrá de más programas y funciones que nos faciliten elegir la manera de lavar que menos dañe la ropa, o que lo haga de una manera más eficiente.

Generalmente, compensa buscar una lavadora de calidad, tratando de encontrarla dentro de alguna de las marcas más reconocidas, ya que esta tendrá una mayor cantidad de funciones y también una mayor fiabilidad y durabilidad.

Para poder detectar si nuestra lavadora no está funcionando correctamente, debemos conocer los elementos que la componen con poco más de detalle:

  • Condensador: es una pieza adherida al motor y de manera habitual las lavadoras tienen dos. Se encuentran conectados al bobinado del centrifugado y lavado normal.
  • Resistencia: regula la temperatura de lavado y se encuentra situada por debajo del tambor, al lado del termostato.
  • Programador: es un elemento de la lavadora que se encarga de controlar las funciones principales de la lavadora, como por ejemplo abrir o cerrar contactos, poner en funcionamiento el motor principal o controlar las electroválvulas.
  • Módulo de control electrónico: es la parte de la lavadora encargada de controlar las revoluciones del motor y la función de centrifugado.
  • Presostato: mide la cantidad de agua dentro de la lavadora y se encarga de cortar el paso de esta una vez alcanzado el nivel necesario.
  • Electo-válvula de entrada de agua: deja pasar o corta el agua que va hasta el depósito del detergente y el suavizante.
  • Cierre de puerta: es un dispositivo eléctrico que impide la apertura de la puerta de la lavadora una vez está en funcionamiento.
  • Panel de selección: es una pantalla generalmente electrónica en la parte exterior visible de la lavadora que nos permite elegir el programa en el que funcionará la lavadora y sus variaciones (como la temperatura del agua o las revoluciones del centrifugado).
  • Motor: es la pieza que hace girar el tambor de la lavadora. Está adherido a una correa que debe mantener la tensión justa.
  • Termostato: se encuentra junto a la resistencia, y regula la corriente activándola o desactivándola y controlando así la temperatura del agua.
  • Mangueras de entrada y salida de agua: son elementos externos a la lavadora por los que se mueve el caudal de agua.

Las averías más comunes que pueden ocurrir en una lavadora nueva se pueden reparar con relativa facilidad, siendo esto más sencillo que reparar una lavadora antigua que ya no se fabrica y de la que no será sencillo encontrar las piezas de repuesto para su reparación. Los problemas con los que nos podemos encontrar que causarán un mal funcionamiento de nuestra lavadora pueden ser:

  • Que el tambor gire inadecuadamente o que haga mucho ruido. Esto puede deberse a que la tensión de la correa no sea la adecuada y derivar en problemas graves en el centrifugado.
  • Que no entre agua en la lavadora. Podría ocurrir por diversos motivos, como por ejemplo por culpa de una obstrucción en la manguera de entrada, que el filtro esté saturado de suciedad o por un fallo en la electroválvula.
  • Exceso o falta de agua en el lavado. Esto se da por un fallo en el termostato, que deberemos fijar a sus sujeciones para evitar que se mueva y pase esto.
  • Que el tambor no gire. Generalmente por un fallo de la puerta (que no cierre o la goma esté suelta y no haga presión) o por un fallo en la correa de la polea.

Mucha gente piensa que, tras romperse una lavadora, lo mejor es tirarla y comprar una nueva, pero ¿y si tuviéramos un seguro que se hiciera cargo de su reparación?

Asegura tu lavadora con El Corte Inglés Seguros

  • Si al comprar tu lavadora nueva en las tiendas de El Corte Inglés contratas el Superseguro de Gran Electrodoméstico, tendrás tres meses de seguro gratuito, siendo la única aseguradora de España que ofrece este servicio. Podrás asegurar tu lavadora nueva por el valor de compra en el mismo momento de la adquisición.
  • Otra facilidad que ofrece El Corte Inglés Seguros es la posibilidad del fraccionamiento de las cuotas del seguro, pudiendo así pagarlo en varias veces o en un solo pago.
  • Para poder asegurar tu lavadora en las tiendas de El Corte Inglés, esta tendrá que superar un PVP (precio de venta al público) superior a 195 euros.
  • La forma más sencilla de obtener más información al respecto o de consultar cualquier duda es contactar con nuestros asesores de dos maneras posibles: a través del botón “te llamamos”, nuestros asesores serán quienes se pondrán en contacto contigo; o a través del botón “llámanos”, desde el cual podrás contactar con nuestros asesores directamente.

Qué coberturas ofrece el Superseguro de Gran Electrodoméstico para tu lavadora

  • Avería mecánica, eléctrica o electrónica.
  • Daños materiales producidos por accidentes imprevistos.
  • Servicio de reparación que incluye la recogida y entrega de la lavadora en su domicilio.
  • En caso de no poder realizarse la reparación, se sustituirá la lavadora por una nueva igual o de características similares.
  • Posibilidad de indemnización según condiciones, nunca superando la suma asegurada (el precio de la lavadora en el momento de su compra).

Algunos consejos útiles de limpieza y mantenimiento para tu lavadora

  • Limpia de vez en cuando el tambor de tu lavadora con un producto desincrustante.
  • Limpia el desagüe: desmontarlo y lavarlo será suficiente para evitar atascos y malos olores.
  • Limpia el depósito del detergente y del suavizante, evitando así que se generen costras que obstruyan estos depósitos.
  • Limpia la goma de la puerta de la lavadora, ya que se puede quedar algo de agua estancada que con el tiempo generará moho y malos olores.
  • Tras el lavado, deja abierta la puerta de la lavadora y la del depósito del detergente para que se sequen y se aireen y así evitar la aparición del moho.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS