Ventanas corredizas y el seguro de hogar

Ventanas corredizas y el seguro de hogar Trucos del Hogar

En este artículo podrás informarte acerca de

Puede que nunca te hayas parado a pensar, como ocurre con lo del color del coche a la hora de calcular el precio del seguro, si tu seguro de hogar será el mismo (al menos, su precio) dependiendo del tipo de ventanas que tengas. Quizás pienses que una ventana corrediza con un cierre un poco flojo es más fácil de abrir que una abatible pero que, en cambio, te evitarás siempre el típico golpe de quien se agacha a recoger algo bajo la ventana abierta y al erguirse, se lleva el coscorrón.

Independientemente de qué ventanas tengas en tu casa, la mejor opción siempre es tener un seguro de hogar que nos de tranquilidad ante cualquier posible percance o incluso intrusión en nuestra casa.  

Una vez tengas el seguro contratado y con la calma que eso te proporciona, puedes colocar en tus ventanas algún tipo de dispositivo que haga más complicada (o incluso imposible) su apertura.

  • Algunos se colocan en cuestión de minutos, están diseñados específicamente para usar en ventanas que corren horizontalmente, pero si has decidido instalar unas ventanas tipo guillotina, como se ven en otros países, también servirían. Te permiten dejar la ventana ligeramente abierta para ventilar, pero sin posibilidad de apertura desde el exterior. No requieren tornillos, anclajes ni bricolaje más allá de colocarlas en los carriles y son discretas, así que, si vives de alquiler, puede ser lo que estás buscando. Las hay que necesitan un poco más de maña para colocarlas, hacer alguna perforación o trabajo “extra”, pero nada que no se pueda instalar con un poquito de pericia (la justa) y otro poco de tiempo.
  • Las encontrarás en diferentes materiales (aluminio, aleación de aluminio, plástico, pvc…)
  • Hay casos de packs en los que te incluyen todo el material necesario para colocarlas, en caso de que haga falta algún tipo de herramienta o anclaje, porque otros ni siquiera requieren el uso de ningún material ajeno al propio herraje, dispositivo o como lo quieras llamar. Todo es fácil y rápido.  
  • Si buscas algo de apariencia más sólida o fiable, hay cerraduras de barra que podrías considerar. Aunque se ideó para para evitar que se cayeran a la calle aquellos aires acondicionados que se colocaban en las ventanas, puedes colocarla para evitar que las hojas de tu ventana corredera sean desplazadas desde el exterior.  
  • Hay cerraduras fijas que mantienen la ventana siempre cerrada; son eficaces, sí. Pero no prácticas para el día a día. Estos son los cierres que elegiríamos para una segunda residencia en la que no vamos a vivir habitualmente, porque es muy laborioso abrir la ventana cada vez que quieras y si lo haces varias veces al día, para ventilar la casa como tenemos que hacer en estos tiempos, no querrás ni plantearte tener estos cierres en tus ventanas.

También hay una opción más moderna o acorde con la época en la que vivimos, porque estas cerraduras o sistemas de seguridad para ventanas corredizas de los que hemos hablado se conocen ya desde hace años.  

Con el avance del mundo tecnológico se han desarrollado cerraduras inteligentes; son unas cerraduras electrónicas que no requieren una llave para funcionar. Puedes abrir estos sistemas con un código o con un teléfono inteligente. Esta tecnología te permite compartir el código con amigos, familiares o cualquier otra persona que necesite acceder a tu casa. Aunque la mayoría de las veces encontrarás cerraduras inteligentes en las puertas principales o de servicio de las viviendas, existen sensores para las ventanas. Los sensores pueden indicarte si una ventana está bloqueada o desbloqueada, cerrada o abierta, lo que te permite controlar la seguridad de tu hogar.

Grados de seguridad

Ahora que conoces los diferentes tipos de candados y cierres, es importante comprender las diferencias de calidad. Se dividen en grados, atendiendo a los niveles de seguridad que ofrecen cada uno.

  • Grado 1: el grado más alto está reservado para las cerraduras con el nivel más alto de seguridad. Son los más seguros, pero también los más caros. 
  • Grado 2: estos cierres proporcionan un nivel intermedio de seguridad y son los más comunes para la seguridad de los hogares.
  • Grado 3: el último nivel es para una indicación de seguridad básica. Puedes usar estos candados en combinación con otro (u otros) candado más fuerte. Piensa que también son la opción más barata…

Lo mejor es informarse sobre las opciones de bloqueo si tienes pensado cambiar las ventanas de tu casa. Quizá invirtiendo algo más de dinero en las ventanas, te ahorres tener que colocar tú después ningún sistema de seguridad porque lo lleven incluido de fábrica. Eso sí, el seguro de hogar que no te falte, porque con ventanas o sin ventanas, si un día llegas a casa y te encuentras la sorpresa de que han entrado a robar, tienes que tener la seguridad de que los posibles daños que se hayan producido van a estar cubiertos. No hay nada mejor que cerrar la ventana y dormir tranquilo.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS